Martín Mendoza / MO

Un guardia de seguridad privada, murió la medianoche del domingo, tras recibir una descarga eléctrica, en céntrica congeladora de mariscos.

El trágico percance de carácter laboral ocurrió alrededor de las once de la noche en la planta alta de la empresa BG Sufragio, ubicada en callejón Jalisco entre Guerrero e Hidalgo.

Quien perdió la vida es Juan Carlos R. G., de 26 años y con domicilio por la calle Obrero Mundial, en la colonia Primero de Mayo.

Su deceso quedó al descubierto en los últimos minutos del domingo por parte de otro guardia de seguridad privada.

Se trata también del vigilante, Martin E. N., de 53 años, quien explicó a elementos de la Policía Municipal que, al estar laborando como guardias en la referida bodega y congeladora de mariscos, su compañero Juan Carlos subió a la azotea para realizar un rondín de vigilancia.

y tras transcurrir una hora y no regresar tomó la determinación de subir a buscarlo.

De esta forma, lo encontró tendido por fuera de un cuarto frío donde se localiza la congeladora. Le llamó, pero Juan Carlos ya no le respondió.

Enseguida llamó al 911 requiriendo la presencia de los cuerpos de emergencias arribando paramédicos de Cruz Roja quienes al revisarlo señalaron que el hombre ya no contaba con signos vitales; había dejado de existir.

Minutos más tarde, arribaron elementos del Departamento de Bomberos y de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC).

Después lo hizo personal de Servicios Periciales de la fiscalía estatal y de acuerdo a los indicios detectados en el trágico escenario, se presume que el hombre intentó tomar unas pinzas eléctricas de entre unos compresores dónde había unos cables trozados con más de 13 mil voltios de energía.

Esto, luego de que una noche anterior presuntos ladrones intentaron robar

De esta forma, al tratar de tomar las pinzas recibió la descarga eléctrica que a la postre le ocasionó la muerte instantánea.

El cadáver fue bajado de la azotea por Bomberos poco antes de las 3:00 de la mañana de este lunes, luego de una complicada y titánica labor.

Seguidamente se le trasladó al anfiteatro del Centro Integral de Procuración de Justicia del Estado a disposición de médicos legistas para la autopsia correspondiente.

Contenido para mayores de 18; se recomienda discreción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: