HASTA EL INICIO de la noche de ayer, continuaba el arranque de semana exageradamente tranquilo, al grado que ni balaceras se habían escuchado y se esperaba que esa quietud se extendiera no solo por el resto de la semana, sino que tomara carta de residencia, en virtud de que la población ya merece vivir en paz y dejar por un largo tiempo el agobio que nos aqueja, pero esto dependerá en gran medida de las labores disuasivas que mantengan autoridades policíacas de los tres órdenes de gobierno, en todos los contornos del municipio y es que solo con acciones de vigilancia y prevención del delito, se pondrá avanzar para despresuarizar el ambiente de violencia que se ha estado viviendo. De alguna manera u otra se espera que comience a revertirse esa tendencia y aunque usted no lo crea, pero tal parece que los grupos criminales han comenzado a voltear hacia el edificio de las calles 300 y Jalisco, debido a que ahí se han gestado los últimos golpes que se han asestado contra grupos criminales, derivado del trabajo conjunto que realizan mandos de la secretaria de Seguridad Pública y de la Marina que, han culminado con la captura de buscados objetivos criminales y esto ya tiene gran relevancia. Lo importante es no bajar la guardia y mantener todo el sigilo necesario y la buena actitud al momento de confeccionar algún operativo anticrimen. En las últimas horas, se ha advertido una postura muy reservada y cautelosa de parte de personal de la Marina que trabaja a brazo partido con policías municipales y esto de alguna manera mantiene muy expectante a quienes andan al margen de la ley porque en apego a los recientes resultados de municipales y marinos se han convertido en trascendentes referentes en la lucha que sostienen contra hordas criminales con quienes y de acuerdo al tenor de los acontecimientos sostienen cerrada lucha y muestra de ello son las detenciones que se han realizado en fechas recientes. Por lo pronto, anoche se esperaba sumar otro día más sin agresiones armadas y por ende sin episodios violentos. Bueno, fuera que esto pueda ser el preámbulo de una serenidad duradera porque se requiere, insistimos. Al menos, ahora si podemos decir que el capitán de navío, Claudio Cruz Hernández, parece haber encontrado la punta de la madeja a este espinoso asunto, pero sus logros dependerán en gran medida de la secrecía y cautela con que se movilicen para ubicar a esos especímenes sobre quienes deben andar muy cerca, con la diferencia de que todo apunta a que no hay compromisos con nadie, esto, de acuerdo al contexto de los alcances obtenidos. Sin embargo, Cruz Hernández y su equipo de trabajo no pueden confiarse en lo absoluto para que no sucedan atentados como aquel que se cometió la tarde del martes 7 de mayo de 2019 contra el entonces director operativo, José Gonzalo Villaseñor Pérez, donde perdió la vida su escolta, Mauricio García Cortes, “El huicho” como cariñosamente lo llamaban sus compañeros. El ataque ocurrió alrededor de las de las 17:30 horas, en calles Sinaloa y Balvaneda Espinoza, en la colonia Municipio Libre. Villaseñor Pérez, apenas llevaba tres meses al frente de esa encomienda que le había designado el entonces jefe de la comuna, Sergio Pablo Mariscal Alvarado. En ese tipo de emboscadas deben tener especial cuidado los altos mandos de la corporación para evitar sucumbir ante el enemigo… EN LA CIUDAD capital levantó revuelo la designación de Carlos Alberto Flores, como nuevo Comisario de Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC) ante la serie de señalamientos periodísticos que refieren llegó precedido de Baja California Norte, comenzando por el semanario “Zeta” que asegura fue dado de baja de la Guardia Nacional, aunque Flores lo niega. A como están las cosas en el tema de procuración de justicia en la entidad, por supuesto que el asunto ha comenzado en convertirse en caldo de cultivo para los analistas de los temas de seguridad pública, por lo que el asunto dará mucho de qué hablar en el devenir de los días. Con la salida de Manuel Ángel Barrios Macario, Manolo Barrios, para los amigos quedó interinamente, José Antonio Flores Vázquez. Se esperaba que su gestión fuera prolongarse por un largo tiempo, pero, en realidad fueron pocos los meses que estuvo al frente de la AMIC que, por cierto, tiene a cuestas muchísimo trabajo que sacar adelante. Tan solo con el rezago de las carpetas de investigación que se han generado en este municipio y, es que en realidad, aunque se pretenda vanagloriar el desempeño de Barrios Macario, la triste realidad es que este señor le quedó a deber mucho trabajo, particularmente a la sociedad cajemense, al grado al final de uno de los últimos años solo resolvió el uno por ciento de cerca de quinientos homicidios que se cometieron en uno de los seis años del sexenio pasado y conste que tal aseveración la plantó la propia titular de la Fiscalía General de Justicia del Estado. Ningún reportero se las inventó, como dijera el buen amigo comunicador, Moisés Ortiz Téllez, el popular “chumbarelo”, cuando en tono vacilante dice a sus seguidores que él no las inventa. Volviendo con Carlos Alberto Flores habrá que esperar su tónica de trabajo, esencialmente en el sur de la entidad, donde falta mucho por hacer… OTRO BUEN golpe se anotaron los elementos a cargo del comandante del Grupo de Investigaciones de la Policía Municipal, Israel Martínez Domínguez, al echarle el guante a un presunto narcomenudista a quien se le atribuye varios robos con violencia contra negocios de autoservicio, donde los cristalazos y hurtos a mano armada se han convertido en el pan nuestro de cada día. Hace algunos meses se buscó la manera de que se impusieran fuertes sentencias corporales a los ladrones dedicados al robo contra esos giros comerciales, esto, como medida disuasiva para desalentar esa delictiva actividad, pero solo fue cuestión de unas semanas porque de nada sirvió el escarmiento, debido a que los depredadores urbanos continuaron con sus atracos… HASTA AYER en la tarde se desconocía la cantidad de vehículos que fueron asegurados durante el cateo en una casa de seguridad descubierta por elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) en la colonia Matías Méndez. Fue el notable golpe de esos que acostumbra a dar el comandante Jesús Antonio Cruz Facio, quien apenas el pasado fin de semana cumplió una semana que aterrizó en Ciudad Obregón. Bueno fuera que la vocería de la secretaria de Seguridad Pública del Estado revelara los detalles de esa acción anticrimen. Se habla de un buen número de carros robados utilizados por presuntos delincuentes… EN EL VALLE del Yaqui se han estado robando algunos tractores y diversa maquinaria agrícola, por lo que el comandante de la Policía Rural, Juan Miguel Yoquihui Cuevas, tendrá que agudizar sus sentidos e intensificar sus recorridos de vigilancia antes de que esa expresión delictiva se torne en un mal endémico como ha ocurrido en otras épocas… Luego seguimos, Dios mediante. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: