CIUDAD DE MÉXICO. Drama y angustia se vivieron durante la prueba de nado sincronizado que se lleva a cabo en Budapest, Hungría, cuando la estadunidense Anita Álvarez se desmayó en la alberca justo después de concluir con su rutina.

Al percatarse del incidente, la entrenadora Andrea Fuentes reaccionó de inmediato y se lanzó a la piscina con playera y shorts y junto a un auxiliar del evento, consiguió auxiliar a la competidora que de inmediato recibió asistencia médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: