EL GOBERNADOR DE SONORA ALFONSO DURAZO TRAE UNA FRENÉTICA ACTIVIDAD POR TODO TERRITORIO MEXICANO E INCLUSO EN EL extranjero para promover las ventajas competitivas del Estado y sobre todo convencer a inversores nacionales y extranjeros de que esta región se convertirá en el mejor polo de desarrollo para la instalación de empresas de todo tipo.

Recientemente se encontró con los principales hombres de negocios del centro del País y sobre todo con empresarios que buscan centros de desarrollo atractivos y con ventajas comparativas y competitivas como las de Sonora.

Los principales argumentos que plantea el mandatario sonorense para captar la atención de esos potenciales inversores, son la futura modernización de los puertos fronterizos con la Unión Americana, desde Agua Prieta hasta San Luís Río Colorado, el traspaso de las vías del tren del centro de Nogales, la ampliación y modernización de la carretera que unirá a Sonora con Chihuahua, la planta generadora de energía a partir de utilizar la energía solar que ya se construye en Puerto Peñasco y sobre todo, la modernización y ampliación del puerto de Guaymas.

Pero tampoco olvidar cómo desde el gobierno se potenciarán los distintos destinos turísticos del Estado y generar la infraestructura necesaria, suficiente, para convertir a Sonora en uno de los principales destinos para el turismo nacional e internacional.

Son miles de millones de pesos ya autorizados por el gobierno federal, que se destinarán para el desarrollo de las obras antes mencionadas y cuyos estudios técnicos están a punto de concluir para dar paso al inicio de los trabajos.

El gobernador Durazo sabe que estas proyecciones de mejoramiento de la infraestructura para el desarrollo comercial y económico del Estado han generado suspicacias e incertidumbres entre distintos sectores de la sociedad sonorense, sobre todo porque nunca antes contaron con el respaldo del gobierno federal para su realización.

Y hay incluso quienes se atreven a decir que esas intenciones se quedarán nada más en el esfuerzo discursivo del gobernador sonorense porque al final del día carecerán del respaldo del gobierno de la República.

Sin embargo, se sabe, de acuerdo a versiones de personajes involucrados en el desarrollo de esos proyectos, que en julio y agosto se definirán fechas para el inicio de algunos de esos mega proyectos y en otros casos, se prepara el anuncio del desarrollo de otras obras colaterales que se convertirán en parte esencial de ese desarrollo previsto para la región.

Entre ellos, de acuerdo a esas mismas versiones, la ampliación a cuatro carriles de la carretera que lleva a Bahía de Kino con lo que se resolvería una de las esenciales necesidades para el despegue definitivo de esa zona como atractivo turístico para los visitantes de Arizona y Chihuahua desde donde se podrá contar con mejor acceso a través de la nueva carretera.

También, proyectos relacionados con la acuacultura, coordinación con instituciones de educación superior para concretar investigaciones que permitan el desarrollo de especies marinas en peligro de extinción en espacios protegidos.

Se habla de obras de infraestructura urbana en los principales municipios del Estado que permitan la movilidad de los grupos sociales.

Alfonso Durazo ha sido discreto en la difusión de los programas y proyectos que tiene contemplado dentro de su plan estatal de desarrollo porque ha planificado que todo se desprenderá a partir del inicio de los trabajos de los principales proyectos que generarán un nuevo desarrollo de y para Sonora.

Julio y agosto serán meses claves tanto para el inicio de esas mega obras como para conocer el resto de los proyectos de desarrollo urbano para las principales ciudades del Estado.

Después de esos meses, vendrán los mejores tiempos para el gobierno de Alfonso Durazo.

Y para los que menos tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: