Martín Mendoza / MO

Después de nueve días de agonía, la noche del lunes falleció el niño que se disparó de manera accidental con una pistola revólver, en su domicilio.

El lamentable suceso ocurrió alrededor de las 14:00 horas del sábado 25 de junio, en calle Soberanía entre Heberto Castillo y Regidores, en la colonia Cuauhtémoc Cárdenas, al sur de Ciudad Obregón.

El menor presentó una herida de bala en la cabeza por lo que en su momento fue trasladado en un vehículo particular al hospital del Seguro Social.

Se dijo que el chiquillo estaba en una recámara que se localiza en la planta alta del domicilio y encontró una pistola tipo revólver, calibre 38 especial.

Al estarla maniobrando, se detonó y el proyectil penetró en cráneo.

Tras asustarse por lo ocurrido el niño se refugió debajo de una cama donde fue localizado por su madre que al escuchar la detonación subió de inmediato a la habitación y encontró a su vástago gravemente herido.

Sobre la cama quedó el arma de fuego que fue asegurada por personal de Servicios Periciales de la fiscalía estatal como parte de una investigación para determinar el origen del arma.

Desde el primer momento, el hecho generó consternación por lo acontecido y la ciudadanía no dejo de preguntar sobre la evolución del estado de salud del niño.

Su deceso sobrevino alrededor de las 22:30 horas del lunes, al no superar la herida y complicaciones que enfrentó durante el proceso de su atención.

De las diligencias indagatorias se hicieron cargo elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE).

Contenido para mayores de 18; se recomienda discreción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: