Martín Alberto Mendoza / MO

De varios impactos de bala en la cabeza y en el cuerpo fue asesinado un hombre que inicialmente había sido privado de la libertad en una gasolinera en la colonia Cajeme, la tarde de este miércoles.

El crimen ocurrió poco después de las 13:40 horas, en Calzada Rosendo Montiel y calle Pablo González, en la colonia San Antonio.

Se conoció que el occiso respondía en vida al nombre de Arnulfo A. G., “El Nulfo”, de 40 años. Vivía el fraccionamiento Sierra Vista por el bulevar del mismo nombre.

El hoy fallecido, conducía un vehículo tipo pick up, marca Chevrolet, línea S-10, modelo atrasado.

Era acompañado por otro hombre, cuando al encontrarse en la gasolinera que se localiza en calle Norte y bulevar Abelardo L. Rodríguez, llegaron varios sujetos y privaron de la libertad a “Nulfo”.

Mientras que su acompañante bajó del pick up del hoy occiso y huyó, los tipos se llevaron a su hoy víctima en otro vehículo.

El pick up de “Nulfo” fue recogido por sus familiares que llegaron a la estación de servicios.

En tanto que los tipos que lo “levantaron”, enfilaron por la Calzada Rosendo Montiel al oriente y antes de llegar a la escuela secundaria Técnica número 70, en la colonia San Antonio, lo bajaron del carro y le dieron muerte.

Le dispararon a la cabeza y diversas partes del cuerpo con una pistola calibre 40 milímetros dejándolo sin vida en medio de la Calzada Montiel.

Los presuntos criminales huyeron con rumbo indeterminado, mientras que vecinos llamaron al 911 e informaron lo sucedido.

Arribaron elementos policiacos y luego paramédicos de Cruz Roja y al revisarlo señalaron que ya no contaba con signos vitales.

Dejó de existir en ese mismo sitio, convirtiéndose en el ejecutado número nueve del mes de julio.

El área fue acordonada y entregada a personal de Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE).

Peritos aseguraron alrededor de seis indicios balísticos y además procesaron el área del crimen.

Después de cumplir con las diligencias legales, el cadáver fue trasladado a las instalaciones de medicina forense para la necropsia de ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: