Entre enero y mayo las importaciones cárnicas mexicanas ascendieron a 1.02 millones de toneladas, dicho volumen representó un alza de 6.1% en comparación con el mismo periodo del año pasado, esto pese a caídas en los rubros de res y pollo.

El Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA) indicó que las compras de estos alimentos generaron un gasto total de 1,989.5 millones de dólares, es decir, un alza en lo interanual por el orden de 7.5%.

Durante los primeros cinco meses del año, solo las importaciones de cárnicos porcinos reflejaron un incremento de 18.2% para finalizar en 599,681 t., siendo la proteína animal más adquirida en nuestro país desde el extranjero.

La cotización derivada de este tonelaje fue de 1,015.2 mdd., 7.6% más en comparación con el mismo lapso de 2021, esto pese a que el precio por unidad disminuyó en 9%, quedando en 1,693 dólares.

En contraste, la carne de pollo, el segundo tipo de proteína más importado por México, experimentó una disminución interanual de 6.3% en volumen, llegando a mayo con 354,431 t.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: