Martín Alberto Mendoza / MO

Otra dolorosa tragedia se escribió nuevamente en Ciudad Obregón, cuando un jovencito de 15 años perdió la vida al rescatar a su primo hermano para que no muriera en las aguas del Canal Bajo.

El impactante suceso ocurrió alrededor de las 14:20 horas de este jueves, en Canal Bajo al sur de la calle 200, frente al Campo 2, Valle del Yaqui.

Quien murió como héroe en este patético suceso es Francisco Manuel M. G., de 15 años y con domicilio en Urbi Villa del Real.

Gracias a su decisión y arrojo evitó que muriera su primo hermano, Juan Luis, de 13 años, quien se andaba ahogando.

Tal versión fue aportada por una tía de Francisco Manuel, al momento de narrar los hechos ante autoridades policíacas.

“Si actuó como héroe, pero de que nos sirve si él murió”, dijo la abatida mujer, al momento que rodaban las lágrimas sobre su rostro.

Se dijo que los dos menores se encontraban bañando entre rocas que están cerca de la compuerta, en la margen oriente del afluente.

Y en un momento dado, Juan Luis resbaló y cayó en una parte profunda por lo que al darse cuenta Francisco Manuel se abocó a auxiliarlo.

Tras ponerlo a salvo él perdió el equilibrio y cayó a un lugar donde está una plataforma de concreto con una profundidad cercana a los tres metros.

Al arribar buzos del Departamento de Bomberos, se arrojaron al sitio indicado y después de siete minutos de intensa búsqueda localizaron y recuperaron el cuerpo sin vida de Francisco Manuel.

Esto, ante el desgarrador llanto de su señora madre que, al ser avisada de la tragedia llegó de inmediato al lugar.

Al tener conocimiento que Francisco Manuel había sido hallado sin vida, la mujer sufrió severa crisis de llanto e histeria.

Fue asistida por paramédicos de Cruz Roja que en todo momento estuvieron brindándole los primeros auxilios.

Bomberos sujetaron el cuerpo del jovencito con una cuerda en espera de que arribara personal de Servicios Periciales de la fiscalía estatal para las diligencias legales.

Decenas de familias del ejido Tepeyac, Campo 2, se congregaron en el sitio del triste y conmovedor acontecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: