Misiles rusos alcanzaron el sábado el puerto ucraniano de Odesa, en la costa del Mar Negro, horas después de que Moscú y Kiev firmaron acuerdos para permitir la reanudación de las exportaciones de cereales desde allí. El Ministerio de Exteriores de Ucrania calificó el ataque de “escupitajo en la cara” de Turquía y de Naciones Unidas, que mediaron en los pactos.

Dos misiles rusos golpearon la infraestruc tura portuaria y las defensas aéreas ucranianas derribaron otros dos, de acuerdo con Comando Sur del ejército ucraniano, que no concretó los daños materiales ni indicó si causó víctimas.

“Rusia ha tardado menos de 24 horas en lanzar un ataque con misiles contra el puerto de Odesa, incumpliendo sus promesas y socavando sus compromisos ante la ONU y Turquía en base al acuerdo de Estambul”, afirmó el vocero del Ministerio de Exteriores ucraniano, Oleg Nikolenko.

“En caso de incumplimiento, Rusia será totalmente responsable de la crisis alimentaria global”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: