Las lluvias registradas durante esta semana favorecen de manera importante a las actividades agropecuarias de la entidad, pues estas precipitaciones generan optimismo entre los productores primarios que enfrentan desde hace dos años una severa sequía.

Cabe señalar que según la Comisión Nacional del Agua se han registrado en algunas zonas hasta 70 milímetros de agua, lo que favorece a la recuperación de las presas, agostaderos, siembras de verano y al asentamiento de las tierras agrícolas.

Incluso se dijo que son casi 600 millones de metros cúbicos, el que ha entrado a las presas del sistema del estado desde el inicio de las precipitaciones.

Si bien estas lluvias no resuelven de manera definitiva el problema de la sequía, si minimizan los efectos que este fenómeno recurrente ha generado en las actividades productivas primarias, principalmente en la ganadería, por lo que con estas condiciones se generan nuevas expectativas para los propios productores al favorecer el crecimiento de alimento en las zonas de pastoreo del ganado.

Debido a la falta de lluvias del año pasado, los agricultores y ganaderos se vieron severamente afectados, sobre todo con la falta de pastura para las vacas. El alimento para el ganado tuvo un incremento en sus precios, sin embargo, estos inconvenientes han venido a la baja.

Ante esto, la expectativa de los ganaderos es optimista puesto que la abundancia de forrajes elimina la necesidad de ofrecer suplementos alimenticios para el ganado, estimándose ahorros importantes en la producción pecuaria, conforme a los inventarios actuales de ganado en pastoreo en el estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: