Guillermo Ochoa

Debido a la falta de agua, el encarecimiento de insumos como fertilizantes y el abandono que ha tenido en general el sector, la producción del maíz en grano, presentó una drástica caída en la entidad al concluir casi al cien por ciento la cosecha.

De acuerdo a datos del Organismo de Información Agropecuaria y Pesquera del Estado de Sonora (Oiapes) en la temporada 2021-2022 se lleva al momento una producción de poco más de 140 mil 280 toneladas de este alimento a falta de registrarse las cosechas de poco más de tres mil hectáreas de las 16,074 que se sembraron.

Mientras que en la temporada pasada se obtuvo una producción de 788,886 toneladas, cuando se sembraron 69,829 hectáreas. Es decir, una reducción de 648 mil 606 toneladas.

No obstante, en la poca superficie que se sembró se tuvieron buenos rendimientos, ya que productores reportaron una cosecha de entre 12 y 14 toneladas por hectárea.

Cabe señalar los precios del maíz este año fueron históricos y de buena rentabilidad para los productores, pues se ubicaron 304.71 en dólares, lo que representó un ingreso estimado al productor de $7,307.05 por tonelada de maíz.

A NIVEL NACIONAL

En reiteradas ocasiones, Juan Pablo Rojas, líder de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México señaló que para el año agrícola 2022-2023 se prevé que la producción de maíz no rebasará los 22 millones de toneladas que se tiene generalmente.

“Por la falta de lluvias en gran parte del país, se dejará de sembrar este cultivo. No hay agua, no hay humedad, lo que genera que el maíz no esté en condiciones para que se establezca”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: