Milton Martínez Estrada / El Tiempo

¡CUIDADO CON EL AGUA!

Hará cosa de 50 días atrás cuando Sonora se enfrentaba a una alarmante sequía y hoy las lluvias extraordinarias traen consigo muertes y duelo a la entidad.

Una semana antes del Día de San Juan, el 24 de junio cuando se celebra al Santo Patrono de las Lluvias, el 100% del territorio sonorense se encontraba en con estrés hídrico de «severo» a «extremo».

El Monitor de Sequía en México, elaborado y presentado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), revelaba que el 50% de los municipios sonorense experimentaba una sequía «extrema» y el 50% restante sobrevivía a una sequía «severa».

Aquel documento oficial, con fecha del 31 de mayo de 2022, precisaba que Sonora junto a Coahuila y Chihuahua son los únicos tres estados de la República que experimentan esta sequía en la totalidad de sus ayuntamientos.

El Servicio Meteorológico Nacional, define como Sequía Extrema, o D3, al territorio en donde se registran pérdidas mayores en cultivos y pastos. Existe el riesgo de incendios forestales en extremo y se generalizan las restricciones en el uso del agua debido a su escasez.

Y a la Sequía Severa o D2, se le reconoce como zonas de probables pérdidas en cultivos o pastos, donde se tiene alto riesgo de incendios; es común la escasez de agua, y se deben imponer restricciones en el uso del agua.

La sequía extrema afectaba a la región comprendida desde el oriente de Nogales hasta el poniente de Agua Prieta con vecindad a Chihuahua. Hacia el sur alcanzaba hasta Santa Ana y se extendía hasta Baviácora, en el Río Sonora.

La otra zona en aridez extrema se ubicaba al extremo noroeste de Sonora, en el litoral, desde Puerto Libertad, Caborca, Desemboque, Golfo de Santa Clara, San Luis Río Colorado y más allá en el valle de Baja California.

El monitoreo más reciente, fechado al 31 de julio, informa de la recuperación hídrica sonorense al establecer que el 49.8% del territorio estatal ya no sufre de sequía.

Y no solo eso. También detalla que solo un 4.8% de la geografía padece sequía extrema y 15.8% sequía severa. El resto del estado se encuentra en franca recuperación hídrica.

Al menos en 22 de los últimos 50 días se han registrado precipitaciones en Sonora, y en no pocas ocasiones, esas lluvias han sido reconocidas como intensas.

Les relato esto porque allá por el 13 de junio les escribí que Nogales sería el primer municipio sonorense que solicitaría se le declarase en alerta ante la sequía.

En esa ciudad se implementaron algunas rigurosas medidas como racionar el agua en las viviendas mediante tandeos, asimismo se reactivaron las multas a quien desperdiciara este vital líquido y en la línea fronteriza se instaló una toma grande de agua, desde donde Estados Unidos abastecería a México.

Sí. En el muro perimetral entre ambas naciones se erigió una toma grande de agua, a la que coloquialmente llaman «garza», y se inició el llenado de pipas para saciar la sed del pueblo nogalense.

¡Qué lejos y tan cerca estamos de aquellos días! Hoy los excedentes de agua en Nogales provocaron varias desgracias, entre ellas, una mayúscula acontecida el sábado por la tarde.

Según la Cuenca del Noroeste de la Comisión Nacional del Agua, en Nogales se registraron lluvias de 78 milímetros en dos zonas de esta frontera: al sur y al poniente.

Lo anterior derivó en el luto autoimpuesto por la población al darse a conocer que dos niñas y una mujer adulta murieran al ser llevadas por los arroyos mientras transitaban en las calles de aquella frontera.

El informe oficial señala que fallecieron dos hermanitas, de 6 y 10 años de edad, en el arroyo de la avenida Tecnológico, cuando viajaban con su madre en un automóvil.

La señora fue rescatada con vida, unos minutos después de la tragedia, en condición de salud estable, pero al cabo de unos segundos se dio a conocer la pérdida que sufriría.

En esta misma tarde de sábado, se confirmó la muerte de una mujer, de más de 50 años de edad, la cual fue arrastrada por las aguas cuando era acompañada por su hijo de 16 años de edad, el cual logró salir con vida del incidente.

El Gobierno Municipal, presidido por Juan Francisco Gim Nogales, lamentó la pérdida de estas tres personas y se solidarizó con sus familiares que hoy sufren la partida de sus seres queridos.

Esta es la realidad de Sonora que sufre cuando carece de agua y cuando la tiene en exceso.

El otro lunes les vuelvo a escribir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: