El director del Instituto de Salud para el Bienestar, Juan Antonio Ferrer, reconoció ante la Cámara de Diputados que el problema ya no es la compra consolidada de medicamentos y material de curación, sino la distribución.

‘No tenemos problema en la compra de medicamentos. Tenemos todo lo que pidieron las dependencias’, dijo en una reunión de trabajo con la Comisión de Seguridad y en ese sentido planteó a las bancadas legislar en materia de distribución.

Incluso expresó: ‘Entre la compra y que los medicamentos llegan a los pacientes, hay nueve facturas. Esto es, una empresa que le vende a otra, y está a otra, y a otra y a otra, hasta llegar a nueve para eludir impuestos y meter medicamentos apócrifos’.

El funcionario sostuvo que las empresas con esas prácticas ya están identificadas por evasión de impuestos y malas prácticas ‘de meter medicamentos alterados, que no tienen conciencia para que se les den a los pacientes. Vamos con todo en esa parte’.

Durante su presentación inicial, deslindó al Insabi de la falta de medicamentos y explicó a los legisladores que las instituciones de salud introducen sus requerimientos a una plataforma, además de que medicamentos y material se compran contra los recursos de que dispone cada una.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: