El volumen de importación de granos y oleaginosas en los primeros siete meses del año cayó 4.8% respecto al mismo periodo del año pasado, según estimaciones del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

“Por los precios (de los alimentos) la gente se está yendo más justo a tiempo, no inventariándose tanto, también algunos temas de caídas de consumo debido a la inflación, por los altos precios”, explicó el director de la consultora, Juan Carlos Anaya, sobre las razones del retroceso.

Entre enero y julio, México compró 21.9 millones de toneladas de granos y oleaginosas, menos que los 23 millones adquiridos en el mismo periodo del año pasado.

La baja se dio a pesar de las condiciones climatológicas que desde inicio del año han provocado sequías en estados de la franja norte, como Sonora, importante productor de trigo, Chihuahua, sexto lugar en producción de maíz forrajero, y Tamaulipas, sexto productor de arroz, según datos de 2021 del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera.

La inflación general llegó a 8.15% anual en julio, pero los indicadores relacionados con los alimentos mostraron variaciones superiores: la inflación en alimentos procesados, bebidas y tabaco fue de 12.09%, y la de productos agropecuarios fue de 16.05%.

Pese a la contracción en el volumen de importaciones, el valor de la compra de alimentos provenientes del extranjero para satisfacer la demanda nacional incrementó en 14.8% en términos nominales. Entre enero y julio de 2021 se pagaron ocho mil 935 millones de dólares, mientras que para los mismos meses de 2022 se erogaron 10 mil 262 millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: