Luego de que la Cámara de Senadores aprobó reformas a las leyes de la Guardia Nacional para el cambio de mando de civil a militar, organismos de derechos humanos advirtieron sobre las consecuencias de la militarización del país.

Amnistía Internacional, la Alta Comisionada interina de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH) y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) lamentaron la decisión.

Los organismos expresaron su preocupación por ceder el control de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

amnistía Internacional calificó como un “atroz acto” la aprobación de la iniciativa que formaliza la adscripción de la Guardia Nacional a la Sedena porque pone en riesgo la garantía de los derechos humanos en México.

“Lamentamos profundamente la decisión del Senado. Ya hemos visto los desastrosos resultados de la militarización de la seguridad pública en México durante los últimos 16 años”.

Edith Olivares, directora de Amnistía Internacional México, reclamó que el plan debería ser el retiro progresivo de las fuerzas armadas de las calles, priorizando en el fortalecimiento de las policías civiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: