Padres de familia de la escuela primaria “General Jesús González Ortega”, en Monterrey, Nuevo León, optaron por mandar a sus alumnos con equipo especial para prevenir derrumbes en las instalaciones, situación que ya ha ocurrido en el plantel.

De acuerdo a medios locales y a videos publicados en redes sociales, a raíz de las fuertes lluvias que se han registrado en la mencionada ciudad, los estudiantes portaron un casco de seguridad para evitar lesiones.

La infraestructura del inmueble tiene problemas desde hace cuatro años, sin embargo, con las precipitaciones de las últimas semanas, ha empeorado, señalaron los padres de familia.

Al menos tres salones tienen desprendimientos en el techo de aproximadamente dos o tres metros de largo, lo cual mantiene la preocupación de los involucrados.

“Es un peligro latente que en cualquier momento pueda caer otro pedazo de techo, necesitamos que se haga de urgencia un estudio”, mencionó una de las mamás afectadas por la situación.”

A pesar de que Protección Civil descartó daño estructural en el área, los padres señalan al plantel por falta de mantenimiento, por lo que esperan la llegada de especialistas para evaluar la magnitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: