La Federación Mexicana de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales (Fmjdat) elogió la organización del vigésimo tercer Encuentro Nacional, que tuvo lugar en la capital sonorense, en donde, por tres días, 450 participantes de diversos grupos étnicos de todo el país realizaron competencias y exhibiciones de juegos ancestrales.

Para Ana Claudia Collado García, presidenta de la Fmjdat, lo más importante fue incrementar la participación de grupos originarios al certamen nacional; en esta ocasión, agregó, hubo representación de comunidades indígenas de 13 entidades del país, además de Guatemala, que acudió como invitado especial.

Asimismo, confirmó que las instalaciones utilizadas para la celebración de estos juegos fueron bien adaptadas a cada una de las necesidades, tanto en las áreas cerradas para las competencias de destreza mental (Pabellón de Pelota de la Unidad Deportiva del Noroeste) y las exhibiciones hechas en las áreas públicas al aire libre (en la Plaza Bicentenario del Centro Histórico de Hermosillo).

“Tuvimos el encuentro nacional de juegos de destreza mental, que fue muy apasionado, con una presencia de trece estados de la República mexicana más nuestras hermanas de Guatemala, quienes nos vinieron a presentar el juego de pelota maya”, comentó.

“Hay que resaltar de igual manera el Foro (Nacional Sobre Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales) el cual ha sido muy enriquecedor y reflexivo con temas relacionados a la cultura lúdica en México, además de tratar experiencias educativas y áreas de oportunidad, porque la intención es preservar y difundir estas actividades de los pueblos originarios”, declaró.

Informó que los deportes más emblemáticos y difundidos fueron la pelota encendida, el juego de pelota o ulama y la pelota mixteca; no obstante, aclaró que las actividades con mayor crecimiento son los juegos de mesa y de destreza mental, entre los que destacan las actividades de romayá, chilillo, pitarra y tembini iumu.

En el evento, resaltó la presencia de algunos integrantes de las etnias sonorenses: yaqui, mayo y pápago (conocidos también como tohono o’odham), quienes además hicieron demostraciones artísticas y presentaron artesanías en la Plaza Bicentenario.

Las otras seis etnias que se conocen como originarias de nuestro estado, son: seris o comca’ac, pimas, cucapá, ópatas, guarijíos y kikapú; además de otras ramificaciones que llegaron del sureste para trabajar en los campos agrícolas como triquis, mixtecos y zapotecos.

Con anticipación, comentó Collado García, ya se trabaja en la planeación de la edición XXIV del Encuentro Nacional a celebrarse en la Ciudad de México el 2023, por lo cual espera que Sonora siga participando con el mayor número de etnias originarias de su territorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: