Óscar Félix / MO

A sus 60 años, la paramédica de Cruz Roja, Catalina Salomón Muñoz, se siente satisfecha de haber contribuido toda su vida al servicio de los ciudadanos que acudían a la Cruz Roja por una atención de emergencia.

“Me falta un mes exactamente para jubilarme de un trabajo que me enseñó a reconocer el valor de la vida y del cual asumí experiencias inolvidables que me marcaron en todos estos años del trabajo médico del cual nunca esperé encontrar satisfacción y tantos amigos”, expresó.

Entrevistada en el área de enfermería, ‘Caty’ como es llamada con cariño por sus compañeros, confiesa que será muy difícil ya no estar en Cruz Roja: “Llegue cuando tenía 24 años era una jovencita llena de ilusiones y ahora dejaré a toda mi familia”, mientras que nos narra algunas de sus experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: