Poco antes del mediodía se registró el derrumbe de un paredón del Panteón de La Paz entre las colonias Chipitlán y Los Pilares en Cuernavaca.

Las rocas cayeron encima de dos viviendas y sepultaron al menos a cinco personas, de las que hasta ahora dos han podido ser rescatadas y un bebé de meses, los cuales fueron trasladados al hospital. Aún hay tres mujeres atrapadas, entre ellas, una madre y su hija.

Al lugar arribaron elementos de Protección Civil del Estado, del municipio, Bomberos, paramédicos de la Cruz Roja y de la Secretaría de Seguridad y Protección de Auxilio de Cuernavaca para comenzar a retirar las rocas y escombros que se acumularon sobre las viviendas.

Asimismo, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con palas y picos así como binomios caninos se encuentran en el lugar para localizar a las personas que quedaron enterradas.

También arribó un camión de carga y una grúa para auxiliar en el retiro de rocas y ramas, que impiden extraer a las personas que permanecen bajo los escombros.

Al lugar también arribó el alcalde de Cuernavaca, José Luis Urióstegui Salgado quien señaló que esta zona es un asentamiento irregular por el piso arenoso, por lo que ya se les había notificado a las familias que era zona de peligro. Se presume que el derrumbe fue ocasionado por las lluvias.

El funcionario indicó que aún no se tiene un número preciso de personas que se hallaban en el lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: