Clara Aragón / MO

Carpetas, toallas, abanicos de mano, entre otros artículos son usados por las y los beneficiarios de Bienestar, mientras esperan la entrega de su apoyo, ya que en esta ocasión las jornadas se realizaron en un lugar cerrado y sin aire acondicionado.

Durante horas, adultos mayores y personas con discapacidad debieron esperar a ser llamados, lo cual causó molestias, puesto que no hubo filas diferenciadas para cada tipo de apoyo y se dio preferencia las y los ancianos.

“Hay mucha gente de la tercera edad y no tienen prendido los aires y además quedaron de pagar a las 9 y todavía no hay nadie”, dice el reporte que enviaron a Medios Obson, alrededor de las 10 de la mañana.

Aun así, hay quienes prefieren estar en el CUM, que a la intemperie y bajo el rayo del sol. “En otras ocasiones han sido en otros lugares que no están acondicionados, la vez pasada que nos llamaron era en condiciones que no eran favorables para nosotros loa mayores, en el sol” dijo María Teresa.

Quienes acudieron por su pensión por discapacidad señalaron que, aunque llegaron a las 8 de la mañana, no les iban a atender sino hasta terminar con los pagos a adultos mayores. La usuaria María Elizabeth dijo que hay falta de organización, ya que debieron citar a adultos mayores sin día y a discapacitados otros, “en verdad se siente demasiado calor. Ha habido personas que se han tenido que salir porque se han sentido mal., los apoyos son buenísimos”.

Graciela Rentería, mencionó que iba por el apoyo de su hijo, llegó a las 8 de la mañana y esperaba que, como en otras ocasiones, hubiera una fila para ellos. “Que hasta lo último nosotros, desde las 8 de la mañana y nos hace esperar hasta que ya se vayan todos los adultos mayores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: