El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió perdón a las madres y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos hace ya ocho años en Iguala, Guerrero.

Durante su conferencia de prensa, el mandatario señaló que lo recientemente publicado en el diario Reforma en donde la periodista Peniley Ramírez reveló que tuvo acceso a un informe sin testar de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa de la Presidencia en el que señalan que la mayoría de los estudiantes habrían sido asesinados desde su desaparición en septiembre de 2014, la filtración se hizo de mala fe.

El informe también revela el supuesto trabajo coordinado entre criminales, miembros de los Gobiernos local, estatal, federal y del Ejército, para desenterrar los cuerpos de los jóvenes de fosas cerca de Iguala y llevarlos al 27 Batallón de Infantería.

Aunque se disculpó con los padres de los normalistas por la información dada a conocer, el mandatario aseveró que no se debe ocultar información alrededor del caso.

“Yo creo que lo hicieron de mala fe. Pero, en mi opinión, no se deben de ocultar las cosas”, dijo.

El informe al que tuvo acceso la periodista revela datos crudos de cómo fue que las células criminales se deshicieron de los cuerpos. Algunos recurrieron a disolverlos en ácidos, otros los cortaron en trozos.

“Casi al amanecer, varios encargados de esas células avisaron a sus jefes que el trabajo estaba terminado. Cuando amaneció, seis jóvenes seguían vivos. Los llevaron a una bodega cercana. Los asesinaron días después, por órdenes del entonces coronel del Ejército José Rodríguez”, relata la periodista.

Asimismo, el documentos sin testar indica que el expresidente Enrique Peña Nieto le propuso al exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, pedir licencia y desaparecer del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: