Fabiola Navarro / MO

Tras la renuncia de las diputadas locales Karina Zarate y Ely Sallard al PRI, militantes del partido no solo las han llamado traidoras, además han pedido que renuncien.

Tal es el caso de Reynaldo Castillo, militante del PRI Cajeme por más de 30 años, quien destacó que con este tipo de renuncias no solo se traiciona al partido, sino a los electores,

“Yo creo que deja muy mal parado a los políticos, porque de por sí estamos quemados y eso es no tener dignidad y además aprovecharse de que ven que andan mal las cosas se salen. Ellos aseguran que fue por una imposición de Rogelio, yo creo que no fue así, fue para que no se enfrentaran Onésimo y Zaira. No se manejan solas esas personas, creemos que alguien está atrás, está la mano de la exgobernadora Claudia Pavlovich”.

“Si tuvieran dignidad, dejarían la curul, el PRI no se va acabar, se va a batallar para conseguir lo que teníamos antes, pero aquí están dando a conocer que no tienen ideales, no respetan al ciudadano que les dio la confianza”, apuntó.

Por otra parte, ratificó su interés en dirigir al tricolor a nivel municipal, que tiene más de dos años prácticamente acéfala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: