Padres y madres de los más de cien jóvenes intoxicados presuntamente por cocaína, en la Escuela Secundaria Juana de Asbaje del municipio de Bochil, denunciaron incremento en la venta de droga en el municipio. Algunos mostraron estudios de laboratorio al que los llevaron luego de la intoxicación masiva que los llevó al hospital, donde sale positivo a la ingesta de cocaína, lo que les habría causado la intoxicación.

Un día después del hecho, que derivó en la hospitalización de 57 alumnos del turno vespertino del centro escolar, padres y madres de familia tuvieron una reunión con maestros y autoridades educativas en el interior de la secundaria.

Ahí, en la cancha deportiva, narraron que, de acuerdo al testimonio de sus hijos, la intoxicación ocurrió después de la hora del receso, momento en el que presuntamente tomaron el agua a la que antes, por broma de uno de sus compañeros, colocaron cocaína.

“Mi hija me dijo que empezaron a ponerse mal por ahí de las cinco de la tarde, a alucinar, a vomitar; que los maestros les dijeron que era una crisis nerviosa y no quisieron llamar a los papás. A mí no me llamó nadie hasta que mi sobrino, que también estudia aquí, empezó a convulsionar, entonces ahí mi hija salió corriendo a avisarnos”, explicó una señora de nombre Guadalupe.

Ella, junto al señor Juan Antonio López Hernández y una madre llamada Liliana, mostraron las pruebas de laboratorio y certificados médicos de una clínica particular, donde señalan que sus hijos sufrieron una intoxicación por la ingesta de cocaína.

“Mi hijo ahorita mismo sigue en cama, no se puede levantar, siente mareos y vómito, porque la reacción de la cocaína es muy fea, ahora lo veo y lo sé. Por eso quiero justicia, porque las autoridades no están haciendo nada, están ocultando el gran problema que hay”, acusó.

Juan Antonio López Hernández se inconformó cuando en la reunión uno de los maestros dijo que la Fiscalía de Justicia había dicho que las pruebas a la ingesta de cocaína habían salido negativas.

“No vigilaron que a quienes les hicieron pruebas, hayan entregado las muestras reales. Yo llevé a mi hijo a un laboratorio particular, ahí llegamos varios padres con nuestros hijos, para que les hicieran las pruebas, y todas salieron positivas. Esto ya no se puede ocultar”, señaló.

“Que caiga el peso de la ley contra quien sea responsable, ya sea alumnos, o maestros o

quien sea. ¿Por qué quieren ocultar lo que ya no se puede? La venta de droga ha rebasado la seguridad en el municipio. Antes era un pueblo tranquilo, de paz, y ahora está lleno de narcomenudistas, todo mundo lo sabe. Los responsables ya están ubicados, no sé qué esperan para actuar”, lamentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: