El tiempo y la muerte están “en pausa” para algunas personas en Scottsdale, Arizona, en Estados Unidos, donde al interior de tanques llenos de nitrógeno líquido se encuentran los cuerpos y las cabezas de 199 humanos que optaron por ser criopreservados con la esperanza de ser revividos en el futuro, cuando la ciencia haya avanzado más allá de lo que es capaz de hacer hoy.

Muchos de los “pacientes”, como los llama Alcor Life Extension Foundation, eran enfermos terminales de cáncer, ELA u otras enfermedades que no tienen cura en la actualidad.

Matheryn Naovaratpong, una niña tailandesa con cáncer cerebral, es la persona más joven en ser criopreservada, a la edad de 2 años en 2015.

“Sus padres eran médicos y ella tuvo múltiples cirugías cerebrales y nada funcionó, desafortunadamente. Así que nos contactaron”, dijo Max More, director ejecutivo de Alcor, una organización sin fines de lucro que dice ser el líder mundial en criónica.

“Sus padres eran médicos y ella tuvo múltiples cirugías cerebrales y nada funcionó, desafortunadamente. Así que nos contactaron”, dijo Max More, director ejecutivo de Alcor, una organización sin fines de lucro que dice ser el líder mundial en criónica.

El pionero de Bitcoin, Hal Finney, otro paciente de Alcor, criopreservaron su cuerpo después de su muerte por ELA en 2014.

El proceso de crioconservación comienza después de que una persona es declarada legalmente muerta. La sangre y otros fluidos se eliminan del cuerpo del paciente y se reemplazan con productos químicos diseñados para evitar la formación de cristales de hielo dañinos. Vitrificados a temperaturas extremadamente frías, los pacientes de Alcor luego se colocan en tanques en las instalaciones de Arizona “durante el tiempo que sea necesario para que la tecnología se ponga al día”, dijo More.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: