Netflix sabe que los documentales y las historias basadas en casos reales es algo que devoramos en su plataforma y ahora llegó La chica del Vaticano Emanuela Orlandi, quien lleva casi 40 años desaparecida.

La serie documental de cuatro partes fue creada por Mark Lewis, que anteriormente presentó Don’T Fuck With Cats, y aquí analiza todo lo que sabemos hasta ahora de este caso que inició en 1983.

El documental presenta pistas, entrevistas, testimonios y un montón de teorías de las personas cercanas a Emanuela y de algunos investigadores, quienes intentan descubrir qué sucedió con Emanuela y quién fue el responsable de su desaparición.

Emanuela Orlandi era la cuarta de cinco hijas y un hijo de Ercole y María Orlandi; el papá era empleado del Vaticano, por lo que la familia entera vivía en esta ciudad y pasaban tiempo en el Vaticano.

Para muchos, el Vaticano es el hogar del papa y un lugar importante para la fe católica, pero para los Orlandi, es el último lugar donde vieron a su hija con vida. Emanuela Orlandi vivía dentro del Vaticano y caminaba por ahí todos los días, hasta un trágico día en el que, caminando a casa desde sus lecciones de música, algo sucedió y nunca volvió.

Por el lugar en donde se dio la desaparición, pronto comenzaron a surgir teorías de que la iglesia estaba ocultando algo o que la niña había sido secuestrada para hacer presión para conseguir la liberación de un prisionero, pero el documental de Netflix no solo se enfoca en eso, también muestra la perspectiva de la familia.

Antes de desaparecer, Emanuela le había contado a una amiga que, mientras caminaba por el Vaticano, un hombre cercano al Papa se había acercado a ella, y una amiga incluso llegó a alegar que la adolescente había sufrido algún tipo de abuso por parte de ese hombre, por lo que su desaparición podría haber sido un intento por silenciarla.

Otras teorías dicen que Emanuela fue secuestrada por una organización llamada Magliana Gang, como parte de un plan para presionar al Vaticano para que pagara un préstamo que le habían realizado para financiar a una organización dedicada a luchar contra el comunismo, e incluso se llegó a decir que la niña era parte de un plan para conseguir la liberación de Mehmet Ali Ağca, el hombre que le disparó al Papa Juan Pablo II.

Además, se dice que Emanuela le había contado a su hermana que un hombre en un BMW verde comenzó a seguirla mientras caminaba a sus lecciones de música, y que más tarde fue vista cerca de una parada de camión, donde estuvo hablando con una mujer misteriosa.

Las autoridades no consideraron que el caso era un secuestro inicialmente, pensaban que la niña pudo haber escapado de casa para encontrarse con algún novio, pero esa teoría se desvaneció cuando los días pasaron y la familia comenzó a recibir llamadas de personas que aseguraban haber visto a Emanuela, y más tarde de figuras que decían haber secuestrado a la adolescente (pero estas llamadas nunca llevaron a nada, ya que nunca se presentaron pruebas de vida o evidencias claras de que las personas que llamaban realmente supieran algo).

Conforme pasaba el tiempo, las teorías se pusieron más extremas, hablando de cosas como venganzas de la mafia, tráfico sexual y hasta un intento para evitar que los secretos oscuros de la Iglesia salieran a la luz, y se llegó a acusar al Vaticano de esconder la verdad y de no intervenir para proteger esos secretos (y se investigó la posible conexión del caso con la KGB y otras organizaciones similares).

Las teorías también dicen que el Vaticano sabe perfectamente bien qué pasó con Emanuela, y que incluso están enterados de cómo murió y del lugar en el que su cuerpo fue enterrado, el problema es que no hay pruebas o evidencias que ayuden a determinar qué pasó con ella realmente.

En 2019, se reportó que Emanuela podría estar enterrada en una tumba en el Teutonic Cemetery, pero, después de que la tumba fue abierta, se confirmó que Emanuela no estaba en ese lugar.

Un escritor llamado Pino Nicotri también propuso la teoría de que Emanuela había sido secuestrada por un grupo de sacerdotes que abusaban de niños en secreto, pero eso tampoco llevó a ningún lado y el misterio sigue sin poder resolverse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: