Jerry Lee Lewis, el pionero, estrella del rock ‘n’ roll y virtuoso del piano que electrificó durante décadas a millones de personas con éxitos como Great Balls of Fire o Whole Lotta Shakin’ Goin’ On, ha fallecido a los 87 años en su residencia de Memphis, Tennessee, según informó su publicista, Zach Farnum, este viernes.

Fue uno de los primeros artistas incluidos en el Salón de la Fama del Rock ‘n’ Roll en 1986 y fue tan influyente que cuando John Lennon se encontró con él entre bastidores en un concierto en Los Ángeles, el Beatle se arrodilló y besó los pies de Lewis.

Lewis llenó sus álbumes no sólo de rock rompedor, sino de gospel, country y rhythm and blues, como “Me and Bobby McGee” y “To Make Love Sweeter for You”, mientras soportaba una vida a menudo llena de alcohol, drogas y tragedia. Su música se vio a veces ensombrecida por escándalos, como su matrimonio con su prima Myra, de 13 años, en 1957.

En su mejor momento, actuó con audacia, originalidad y un comportamiento de hombre salvaje en el escenario que emocionaba a sus jóvenes fans tanto como agitaba a sus padres. Normalmente, Lewis apartaba la banqueta del piano y golpeaba el teclado con el pie mientras su larga y ondulada cabellera rubia le caía en la cara.

Según la leyenda, una vez Lewis se enfadó tanto porque Chuck Berry había sido elegido para cerrar un espectáculo en lugar de él, que terminó su actuación con un movimiento difícil de superar: prender fuego al piano y marcharse.

“Soy un hijo de put* que toca el piano”, dijo Lewis en una ocasión a la revista Time con su estilo de Luisiana. “Un hijo de put* malo. Pero un gran hijo de put*”.

Comenzó a interesarse por el piano a los 4 años y a los 10 ya se colaba en los bares de carretera para escuchar a los intérpretes de blues. Absorbió diversas influencias musicales, especialmente los discos de Jimmie Rodgers que pertenecían a su padre, un granjero que fue a la cárcel por contrabando.

La cadena de éxitos de Lewis sólo fue igualada por las tragedias de su vida. Uno de sus hijos se ahogó y otro se mató en un accidente de coche. Dos de sus ex esposas (se casó siete veces) también fallecieron, una de ellas ahogada y la otra por sobredosis de drogas.

En 1976 Lewis disparó accidentalmente a su bajista y ese mismo año fue detenido borracho frente a la mansión de Graceland de Presley en Memphis con una pistola cargada, exigiendo ver a Presley.

Lewis, que vivió gran parte de su vida posterior en un rancho de Nesbit (Mississippi), también tuvo que soportar costosas batallas con las autoridades fiscales estadounidenses, una úlcera perforada casi mortal y una adicción a los analgésicos que le llevó a la clínica Betty Ford.

En sus últimos años sentó la cabeza, pero el biógrafo Rick Bragg recordó haber entrevistado a Lewis para su libro de 2014 “Jerry Lee Lewis: His Own Words”. Lewis le mostró a Bragg la pistola que guardaba bajo la almohada en un dormitorio agujereado por las balas y un cuchillo Bowie clavado en la puerta.

“No creo que Jerry Lee Lewis tuviera que exagerar un ápice su vida para hacerla interesante”, dijo Bragg al Atlanta Constitution Journal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: