Twitter cierra sus puertas. O, al menos, eso es lo que opinan muchos usuarios que han convertido en tendencia términos como “Adiós Twitter”, “Cierra Twitter” o “Elon Musk”, el nuevo mandamás de la red social que, incluso, compartió una imagen en la que insinuaba que la propia Twitter asistió a su entierro.

Desde anoche, los usuarios de Twitter no han dejado de compartir sus impresiones y pensamientos sobre el hipotético cierre de Twitter. Por ello, además de hablar de “Twitter 2” y otras redes sociales a las que migrarán en las próximas horas, como es el caso de Mastodon, han convertido en tendencia mundial los hashtag #RIPTwitter y #TwitterDown. Sin embargo, pese a la histeria colectiva, de momento no hay confirmación oficial de la clausura de la red social. Aunque, memes y tendencias aparte, si lo hay de un éxodo de trabajadores que siguen abandonando la compañía.

Después de anunciar medidas extremas y la búsqueda de “compromiso absoluto” por parte de sus trabajadores, Musk se ha topado con que muchos de estos han decidido el jueves por la noche renunciar a la empresa después de recibir el correo electrónico por parte del empresario, quien les dio un ultimátum respecto a que debían comprometerse con la nueva cultura de trabajo “duro” que el empresario llamó “Twitter 2.0”.

Musk dio como límite las 17:00 horas del jueves 17 de noviembre para que los empleados respondieran “Sí” en un formulario de Google si querían quedarse en la empresa; de lo contrario, sería su último día en la compañía y recibirían una indemnización.

Tras pasar la hora, cientos de trabajadores comenzaron a publicar mensajes de despedida en el espacio de Slack de la compañía. “No voy a presionar el botón. Mi tiempo termina con Twitter 1.0, no deseo ser parte del Twitter 2.0”, mencionó una de las personas que renunciaron.

Luego del exilio masivo, Musk se mostró tranquilo a través de su cuenta de Twitter donde escribió: “Los mejores se quedan, así no estoy superpreocupado”. No obstante, un ingeniero dijo que Musk le ha pedido a algunos de los mejores especialistas reconsiderar la opción de quedarse en la empresa.

“Equipos completos que representan infraestructura crítica se están yendo voluntariamente de la empresa, dejándola en grave riesgo de poder recuperarse”, señaló un ingeniero a CNBC, quien también destacó que algunos se quedaron únicamente porque la empresa les ayudó a conseguir una visa estadounidense.

Antes de que se completara la adquisición de la red social por parte de Musk, la empresa contaba con alrededor de 7,500 empleados. Sin embargo, pronto llegaron los despidos y las renuncias hasta quedarse con 2,900 trabajadores antes de la renuncia masiva del jueves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: