Dayan Lagarda

EL TIEMPO

Productores del sur de Sonora, específicamente del Valle del Yaqui, han ostentado que la zona es una de las más fuertes en sanidad vegetal, pero esto no quiere decir que estén exentos de problemas como insectos y matorrales que afectan la nutrición y desarrollo de las plantas.

Detallan que las fumigaciones para poder combatir las plagas y malezas, pueden llegar a ser hasta tres, todo dependiendo de cuan abúndate sea la amenaza que esté afectando al cultivo.

Argumentan que la producción agroalimentaria se ve comprometida todos los años frente a estas problemáticas, sin embargo, las buenas prácticas que emplean en los campos les han ayudado a sacar adelante las cosechas cada año.

Abel Castro Grijalva, presidente de la Alianza Campesina del Noroeste (Alcano), detalló que todos los años se afrontan estos retos, pues de lo contrario no serviría ninguna de las siembras y la producción sería nula en su mayoría.

“Tenemos que combatir la maleza, las plagas, si dejáramos de combatirlas, ningún cultivo serviría en el Valle del Yaqui”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: