DOHA. Con una defensa de hierro y un contragolpe letal, Australia consiguió una histórica clasificación a octavos de final del Mundial al vencer 1-0 a Dinamarca y quedarse con el segundo lugar del Grupo D.

Los dirigidos por Graham Arnold terminaron con seis puntos en la llave, los mismos que Francia, que perdió con Túnez por 1-0 y quedó primera por diferencia de goles (3 contra menos 1).

Túnez acabó tercero con cuatro puntos y Dinamarca última con una unidad.

Así, los Socceroos igualaron su mejor actuación histórica en un Mundial, la segunda ronda que logró la generación dorada del futbol australiano de Mark Viduka, Harry Kewell y Tim Cahill en Alemania 2006.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: