CALIFORNIA. El servicio de meteorología de Estados Unidos advirtió sobre una tormenta invernal “única en una generación” que amenaza con causar estragos en los planes de viaje de millones de estadunidenses en esta Navidad.

Las compañías aéreas dijeron a los viajeros que se preparen para retrasos y cancelaciones luego de que un frente frío del Ártico se apoderó el miércoles del centro del país. Se espera que atraviese el medio-oeste y se dirija hacia la costa este el viernes.

El Servicio Nacional de Meteorología (NWS, por sus siglas en inglés) advirtió en su pronóstico de las 08H22 GMT que la tormenta “impactará en forma generalizada y potencialmente devastadora en el centro y este” del país.

El frío récord y los vientos helados que amenazan la vida sobre las Grandes Llanuras se extendería el viernes por la mitad este de la nación”, indica el boletín.

También advirtió de vientos helados con temperaturas de hasta -40 grados Celsius en algunas áreas, e instó a tomar precauciones. Algunos lugares podrían ver los termómetros bajar hasta los -56 grados.

“Vientos helados de esta magnitud pueden causar congelamiento en menos de 5 minutos si no se toman precauciones” en tanto “la hipotermia y la muerte también son posibles por la exposición prolongada al frío”, advirtió.

El NWS indicó que las fuertes ráfagas e intensas nevadas podrían causar daños graves a la infraestructura e interrumpir los viajes aéreos y por carretera.

La advertencia coincide con informes de la Administración de Seguridad en el Transporte sobre un volumen de viajes en estas fechas cercano a los niveles previos a la pandemia, con mayor movimiento el jueves.

La Asociación Automovilística estadounidense (AAA) estimó que más de 112 millones de personas harán recorridos de más de 80 km entre el viernes y el 2 de enero, la gran mayoría en auto.

La Administración Federal de Aviación advirtió por su parte que los fuertes vientos y nevadas podrían retrasar los vuelos en los principales nudos aéreos de Minneapolis-St. Paul, Chicago y Denver.

En Denver, se espera que la temperatura caiga en picada desde un máximo de 10 grados Celsius el miércoles a 26 bajo cero el jueves.

Las autoridades de la capital de Colorado abrieron el Coliseo de Denver como centro de calentamiento de emergencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: