Fabiola Navarro / MO

A pesar de que se colocaron vallas en medio de la calle 200 frente a la Central de Autobuses, así como reductores de velocidad, ni peatones, ni automovilistas, respetan los señalamientos.

Además, a los transeúntes se les dificulta cruzar la calle puesto que no hay donde esperar a que pasen los automovilistas, quienes tampoco hacen alto o por lo menos, reducen su velocidad.

“No hay nada, un alto o algo que haga que los conductores nos den el paso, la verdad es muy difícil cruzar la calle”, comentó un adulto mayor.

Como parte de un ejercicio periodístico, durante un recorrido por dicho lugar, también se observó que peatones cruzan por el medio sin respetar las vallas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: