El padre Joseph Hamilton confirmó la muerte de Pell en la noche de este martes, hora local, después de que lo hospitalizaran en Roma para una cirugía de reemplazo de cadera. Hamilton dijo que, si bien la operación fue exitosa, Pell posteriormente sufrió un paro cardíaco.

Nacido en la ciudad regional de Ballarat, Australia, el 8 de junio de 1941, Pell ascendió en las filas de la Iglesia Católica Romana para convertirse en tesorero del Vaticano, considerado por muchos como el tercer puesto más importante dentro de la iglesia.

Pell, quien fue tesorero del Vaticano y quien alguna vez fue considerado para ser Papa, llegó a pasar 13 meses en prisión luego de que un jurado australiano encontrara probado que había abusado de dos niños coristas en Melbourne en los años 90.

En 2020, la Corte Suprema de Australia revirtió esa condena al considerar que en el juicio anterior no se había tomado en consideración toda la evidencia disponible, lo que permitió al cardenal recuperar su libertad y puso fin inmediatamente a la pena de seis años de cárcel que estaba cumpliendo.

El caso sacudió a la Iglesia católica, en la que había sido uno de los principales asesores del papa.

George Pell fue una de las más altas personalidades en la jerarquía de la Iglesia católica.

Fue ordenado cardenal en 2003 por el papa Juan Pablo II y transferido a Roma en 2014 para ayudar a sanear las finanzas del Vaticano, entonces bajo el papa Francisco.

Se forjó la reputación de líder disciplinado con ideas estrictamente conservadoras sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto y los métodos anticonceptivos.

Su juicio en 2018 respondió a presuntos abusos cometidos entre 1976 y 1980 en Melbourne, cuando se desempeñaba como sacerdote, y luego cuando fue arzobispo de esa ciudad de Australia (1996-2001)

Durante las audiencias preliminares a su enjuiciamiento en 2017, más de 30 testigos presentaron sus declaraciones. Muchas sesiones fueron a puerta cerrada, lo cual es una práctica estándar en el estado de Victoria en casos de delitos sexuales.

En las sesiones que sí estuvieron abiertas, el tribunal escuchó de un supuesto abuso que tuvo lugar en la catedral de Melbourne en la década de 1990, cuando el clérigo era arzobispo de la ciudad.

Otra acusación estaba relacionada con un incidente en una piscina en la ciudad de Ballarat en la década de 1970, cuando Pell era el sacerdote local.

Estos señalamientos quedaron desestimados después de la decisión de la Corte Suprema de Australia.

En unas declaraciones publicadas en julio de 2022 por la Agencia Católica de Informaciones (ACI Prensa), el papa Francisco alabó la labor de Pell como tesorero, señalando que él había sido el “genio” que rescató la economía del Vaticano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: