Luego de que en los últimos tres años se acumularan más de 100 muertes de bebés a consecuencia del uso de sillas mecedoras de Fisher-Price, la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos anunció que se retirarán más de 4.7 millones de estos artículos.

En abril de 2019, la comisión solicitó a la empresa que dejara de vender este producto, pero posteriormente se reportó la muerte de ocho menores más por artículos que ya habían sido vendidos. Ante esto, se pidió nuevamente que se retiraran todos los modelos de Rock’n Play Sleepers.

De acuerdo con el informe de la comisión, los bebés perdieron la vida luego de que las sillitas giraran y los menores quedaran boca abajo o a un costado por no estar bien sujetados, mientras que otros murieron en otras circunstancias. Se cree que los pequeños pudieron haberse asfixiado debido a la inclinación de 30° que tiene esta silla mecedora.

La empresa llamó a los padres que compraron este artículo a devolverlo para evitar riesgos y se les regresará su dinero.

Además de las muertes, padres también han presentado demandas colectivas contra Fisher-Price pues denuncian que el diseño de la silla provoca deformidades permanentes y retrasa el desarrollo de los menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: