Ante los ataques y avistamientos de tiburón registrados en la Bahía del Tobari, un grupo de 60 pescadores del Paredón Colorado tuvieron una reunión informativa sobre medidas de seguridad por parte del Centro de Rehabilitación, Rescate e Investigación de Fauna Silvestre (Crrifs) y el doctor Omar Santana.

Elsa Coria, directora del Centro, señaló que existe preocupación entre el sector, a quienes se les informó que los ataques a personas por parte de esta especie son un error, al no tener buena visibilidad.

Entre las recomendaciones que se emitieron, es el mantenerse vigilantes, pues el tiburón tarda cerca de 40 minutos inspeccionando la zona antes de cazar, por lo que puede detectarse una aleta o movimiento extraño, tanto por el buzo como por quienes se encuentran en la superficie.

“Lo que les recomendó fue que, si están en un fondo plano que se recuesten, y estando uno acostado en el suelo el tiburón pierde la visión, nos pierden del campo de detección y se retiran” dijo.

Indicó que se deben evitar los movimientos bruscos al bucear, debido a que estos llaman la atención del tiburón y detona su instinto de caza, además de que otra medida que han tomado buzos de lugares con tiburones, es evitar zonas donde pueda haber alimento para el tiburón blanco, como son Lobos marinos, elefantes marinos y ballenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: