La libertad de Irma Felipe llegó después de haber sido condenada a 40 años de prisión tras haber abortado por una golpiza que le propinó su marido.

No obstante, permanecen en prisión entre 800 y 900 hombres y mujeres injustamente presos de poco más de 32 mil internos en penales del Estado de México que, por ser indígenas como Irma Felipe, ser pobres y no tener abogado han permanecido en prisión, lamentó Antonio Lara Duque, dirigente del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero.

Después de permanecer privada de la libertad por 18 años, a las 10:16 horas de este martes, Irma salió de prisión y se convirtió en la sexta persona que, con apoyo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), ha sido beneficiada por la Ley de Amnistía de la entidad.

“Gracias, mamita, gracias”. Esas fueron las primeras palabras que pronunció Irma mientras abrazaba a Zenaida, su madre, una mujer de 61 años que desde la aprehensión de su hija se dedicó a sacar adelante a sus nietos, dos niños que tenían cuatro y tres años cuando dejaron de ver a su mamá y que ayer la recibieron afuera del Reclusorio Femenil Tepozanes, convertidos en dos jóvenes que en breve concluirán sus carreras universitarias.

El 22 de febrero de 2005, después de ser golpeada por su entonces pareja, Irma perdió al bebé que esperaba y las autoridades, sin una investigación a fondo, sin hacerse de las pruebas necesarias y sin ofrecerle defensa, la condenaron a 40 años de prisión por el homicidio de su bebé.

“Quiero trabajar, estudiar, estar con mi familia… ya no se puede recuperar el tiempo, pero sí que sea tiempo de calidad el que esté con ellos”, dijo Irma a su salida del penal.

Desde su detención, con apoyo de distintos abogados se buscaron opciones para que pudiera salir libre, pero dado que estos recursos legales toparon con rechazo, Irma y su familia habían perdido la esperanza de que pudiera salir antes de cumplir su condena.

“Fue como desde julio que (la Codhem) empezó a ver mi caso y hacer los estudios pertinentes (…) Gracias a Dios, puso los ángeles en mi camino y ya estoy libre”, resaltó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: