En el Tejocote, municipio de La Perla, Veracruz, fueron enterrados los restos de Samuel de 11 años de edad, el niño a quien su amigo de 10 años mató el domingo pasado por ganarle un juego en las maquinitas.

Su madre, doña Leticia Reyes, exigió justicia las autoridades, para localizar y condenar tanto a los padres como al niño infractor.

“Me duele en el alma porque a mi hijo le gustaba jugar, ir a la escuela, reír, era un niño sano y contento. Mi hijo no tenía rivalidad con el otro niño; mi hijo era su amigo, a la mejor el otro niño no pensó en lo que iba a hacer.

Aunque está consciente de que la justicia no le devolverá a su hijo, pero pide que los responsables se entreguen.

Su muerte, además de afectar a su familia, ha impactado a todo el pueblo. Se cuestiona qué llevó a otro niño a disparar y acabar con su vida.

Mientras tanto, el abuelo del niño infractor, Gustavo “N”, pidió que busquen y encuentren al niño ya que huyó junto con sus padres y su hermano de 12 años, porque dijo que no los encubriría, pues fue irresponsable dejar un arma a su alcance.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: