Este domingo fueron sepultados en Jalisco los restos de Daniela y Viviana Márquez Pichardo, así como el de su prima Irma Paola Vargas Montoya, cuyos cuerpos fueron localizados el pasado 19 de enero en una fosa en la localidad de Vívoras, perteneciente al municipio de Teptetongo, Zacatecas.

Las jóvenes, oriundas de Jalisco, fueron enterradas en Colotlán luego de haber sido veladas dos noches en el Centro Deportivo y Cultural Tenamaxtle y de que se realizara una misa en la parroquia de San Luis Obispo, a donde acudieron más de mil personas.

Con globos blancos, música de banda, flores y un reclamo unísono en demanda de justicia, cientos de personas acompañaron los restos de las jóvenes, encontradas junto con el cuerpo de una persona que presumiblemente corresponde al del ciudadano estadounidense José Melesio, aunque los resultados genéticos aún no lo confirman de forma oficial.

Las tres mujeres y el estadounidense, prometido de Daniela, estaban en calidad de desaparecidos desde el 25 de diciembre del año pasado, cuando viajaban de regreso a Jalisco tras haber pasado las fiestas navideñas en Zacatecas. El 18 de enero de 2023 hallaron la camioneta en la que viajaban los cuatro jóvenes.

En entrevista con medios de comunicación, el fiscal de Zacatecas, Francisco Murillo, indicó que la fosa fue encontrada el martes a casi dos kilómetros de donde hallaron la camioneta, en la comunidad El Cuidado, en Tepetongo.

En la “fosa irregular” dieron con cuatro cuerpos “en reducción esquelética, con algunos objetos personales de las víctimas los mismos que fueron recabados como evidencia por parte de los peritos”, indicó el fiscal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: