Una influencer de 29 años del estado mexicano de Sinaloa, murió el pasado 6 de enero tras someterse a una manga gástrica que obtuvo luego de entrar a una cundina o tanda de cirugías plásticas y ahora sus familiares han denunciado negligencia médica sobre su caso.

Magnolia Karolina Morales Camacho, oriunda de Navolato, se sometió al procedimiento en una clínica privada de Mazatlán el pasado 21 de julio de 2022.

La joven ya había bajado más de 100 kilos hace 4 años, pero volvió a subir de peso y fue entonces que tomó la decisión de entrar al quirófano nuevamente para que le realizaran la manga gástrica, una cirugía donde se extrae parte del estómago y se construye un tubo estrecho o “manga” con el resto, dando como resultado que el estómago nuevo sea mucho más pequeño que el original. 

A través de Facebook, la familia de Magnolia ha pedido justicia por la muerte de la influencer, además han compartido detalles sobre lo sucedido.

“Magnolia Morales C hoy no está para defenderse”, son las palabras con las que comienza una publicación en la que se señaló que la joven se realizó la manga por medio de una cundina de cirugías realizada por Yesly Mendoza, una trabajadora de la organización de Cirugías por Cundinas “Surgery Advice”, con el doctor Hernán Lizárraga. 

Tras la cirugía, Magnolia presentó una fuga esofágica y permaneció en la clínica durante un tiempo, donde tuvo que someterse a múltiples operaciones con el objetivo de reparar la fístula, indicó la publicación.

De acuerdo con su familia, fue después de varias negligencias médicas que decidieron cambiar a la influencer de 29 años al Hospital Civil de Culiacán, donde le realizaron diversos estudios que revelaron que tenía múltiples perforaciones a lo largo de su sistema digestivo, así como varios órganos lacerados y perforados.

“Ella luchó durante 6 arduos meses, perdió la batalla, pero cada día lo vivió con valentía y entusiasmo de salir adelante”.

Ahora su familia se encuentra en una batalla para obtener justicia por la muerte de Magnolia, señalando que sucedió por mala práctica y negligencia médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: