Redacción

EL TIEMPO

En 2022 el valor de las importaciones de fertilizantes de México se disparó 75 por ciento para alcanzar un nivel sin precedente desde que hay registros a consecuencia del incremento en los precios internacionales. Una de cada cuatro toneladas de abono que se compró al extranjero el año pasado provino de Rusia.

De acuerdo con datos recopilados por el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas con base en información de la Agencia Nacional de Aduanas de México, en 2022 el país importó fertilizantes por 2 mil 500 millones de dólares, cuando en 2021 la cifra fue de mil 430 millones de dólares.

El fuerte incremento, señaló el organismo privado, se explica exclusivamente por el aumento en el precio internacional a causa de la guerra entre Rusia y Ucrania, pues en volumen las importaciones apenas crecieron 0.4 por ciento, al pasar de 3 millones 467 mil toneladas en 2021, a 3 millones 480 mil toneladas en 2022.

El precio promedio de los principales fertilizantes que importa el país se disparó 130.1 por ciento, al ir de 312 dólares por tonelada a 718 dólares.

Los fertilizantes son sustancias químicas ricas en nutrientes que se utilizan con el fin de mejorar las características del suelo para un mayor desarrollo de los cultivos agrícolas. El uso de ellos permite a los productores del campo obtener una mayor cosecha de sus diversos cultivos, incrementando la oferta en el mercado y sus ganancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: