Redacción / MO

La reducción del presupuesto para el gremio pesquero y los cambios fiscales para el 2022, confirman la poca prioridad que tiene el Gobierno Federal hacia el sector, informaron líderes pescadores.

Incluso, la Unión de Armadores del Litoral del Océano Pacífico, informó que para el próximo año se ocupa un presupuesto real para la Conapesca, ya que desde el 2020 se eliminaron programas estratégicos como el energético, modernización de flota, motores ecológicos, acuacultura, ordenamiento pesquero y  el de vigilancia, siendo este último uno de los más dañinos, debido a que la pesca ilegal ha crecido en gran medida.

Lamentan que a pesar de su importancia social y económica, el gobierno no escucha las necesidades del sector, abandonando a la cadena productiva incluyendo el campo, del cual dependen miles de familias.

De igual manera, explican que las empresas pescadoras convertían los estímulos fiscales del diésel en ingresos tributarios como el IVA, ISR, IEPS, cuotas al IMSS, generaban empleos, entre otras, pero afirman que esto ha quedado en el pasado.

Así mismo, señalan que la vigilancia casi desapareció en los principales campos pesqueros del país, haciendo que el furtivismo adquiera auge y deje fuera a pescadores.

Cabe mencionar que el Presupuesto Federal de Egresos (PEF) 2022 contempla dos mil 518 millones de pesos.

Expusieron que esa actividad va a menos y es urgente que la Federación cambie su estrategia de estímulo hacia este sector primario, de la que dependen miles de familias no solo de la entidad si no del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: