La inmediata reacción de sus compañeros de trabajo y elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) evitó que el propietario de un taller mecánico muriera de un infarto.Lo anterior sucedió a eso de las 11:10 de la mañana de este miércoles, en calle Nuevo León entre Jesús García y Niños Héroes, en el centro de la ciudad.Inicialmente se ventiló la versión que el hombre podría haber sido agredido de un balazo.Esto, debido a que al estar parado en la banqueta del taller repentinamente se desplomó inconsciente.De primer momento, se temía que hubiera sufrido un ataque armado, pero inmediatamente se descartó la especie, ya que no presentó ninguna lesión.Uno de sus empleados se acercó a ocupantes de una patrulla de la Policía Estatal y pidió que se llamara a una ambulancia de Cruz Roja, asegurando que al parecer había sufrido un infarto y temía que no tuviera signos vitales.En ese momento arribó otra unidad de la PESP y el mecánico identificado como René R. G., de 48 años fue subido a un vehículo particular tipo pick up.Y comenzó avanzar rápidamente, mientras policías estatales le abrían paso en medio del intenso tráfico vehicular y de esta forma lo trasladaron al área de urgencias del Hospital General.Fue ingresado al área de shock dónde médicos de guardia lograron estabilizarlo en una heroica y conjunta acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: