PESE A QUE AYER, se intensificaron operativos de vigilancia y prevención del delito para disuadir hechos de alto impacto, en cuanto terminó la luz del día, se registró un ataque armado, en la colonia Sóstenes Valenzuela Miller, mejor conocida como la 410, contra una persona del sexo masculino. Esto es lo que resulta inexplicable, pero sobre todo cuestionable. Cómo es posible que se destine una buena parte del estado de fuerza de Policía Preventiva y Tránsito Municipal para que se dedique precisamente a evitar ese tipo de acontecimientos y de todas formas suceden. Es evidente que alguien debe mantener bien informado a los generadores de violencia de las condiciones en que se encuentra cada sector urbano de la localidad y todavía así convocan a la población a que tenga confianza en las instituciones. De plano, así no se puede y ni se podrá. Como decía el popular personaje que caracterizaba el comediante Eduardo Manzano, “Don Teofilito”, pero lamentablemente no lo quieren entender que antes que nada deben priorizar la depuración policíaca, pero de verdad y quien debe hacerlo es el capitán de navío, Claudio Cruz Hernández, responsable de la seguridad de los cajemenses. Para ello es indispensable que cumpla con esa tarea a través de sigilosos mecanismos y sin consideración alguna. Es un tema que hay que atenderse como una de las premisas de su quehacer, porque de otra forma la violencia no terminará jamás, debido a que se tiene al enemigo en casa. Hace mucho que se ha insistido en que deben combatir primero que nada al “crimen uniformado” como siempre así lo consideró el mandatario sonorense, Alfonso Durazo Montaño, pero tal parece que no existe voluntad en sanear el cuerpo policíaco en cuestión y mientras sostengan esa postura se mantendrán vigentes los llamados “palos de ciego” en la lucha que se libra contra la delincuencia. Lo más grave es que de nada sirve que sigan arribando decenas y decenas de policías estatales, militares, marinos y agentes federales de la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase) sino se instrumentan radicales medidas para terminar con esa oprobiosa fuga de información. Ojalá que algún día lo dimensionen y lo entiendan, como en su momento lo sostuvo el entonces aspirante a la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC) y ahora gobernador de Sonora, cuando enfatizó que no hay crimen organizado sin “crimen uniformado” y detrás de ellos aludió que también se encuentran funcionarios de gobierno y políticos, y en apego a la realidad no se equivocó, debido a que Cajeme es un caso muy palpable de ello. Lo decepcionante es que nadie ha tenido los tamaños para enfrentar a esas células cancerígenas que se mantienen activas en Policía y Tránsito Municipal y aunque se ha señalado hasta el hartazgo, tal parece que en el ámbito local a nadie parece interesarle. Habrá que esperar a ver quién se anima a ponerle el cascabel gato y le entra de frente a este asunto y conste que esa expresión del nativo de Bavispe, no solo la expuso aquí sino a nivel nacional y en otras entidades del país. Ahora falta que como Jefe del Ejecutivo estatal se encargue de ponerle fin a la execrable conducta de algunos traidores al municipio y patria sonorense… PUES RESULTA que veinte minutos después del ataque armado ocurrido en la popular 410, cuya víctima murió cuando recibía las primeras asistencias médicas en el Hospital General, convirtiéndose en el ejecutado número 13 del mes de mayo, en el fraccionamiento San Gabriel número tres, muy cerca de la Ussi Sur, dos hombres más y una mujer, fueron agredidos a balazos y de primer momento el saldo fue de un muerto y una pareja lesionada. Aquí está lo que siempre se ha insistido, en el sentido de que las autoridades no se pueden descuidar ni un segundo, porque ahí están los resultados. Otra persona asesinada y la suma de crímenes se elevó a catorce en apenas cuatro días este fragoroso y letal mes llamado de las flores. No es posible que en menos de 96 horas se hayan cometido 14 asesinatos y las autoridades aferradas tratando de engañar a la ciudadanía de que las condiciones de seguridad se encuentran en franca mejoría. Con todo respeto, pero calladitas se miran más bonitas, porque en definitiva quién les va a creer semejantes patrañas de que los índices mortales registran una tendencia a la baja, cuando las cifras de víctimas descontrastan con la realidad. No hay congruencia, en el afán de pretender hacer creer a la población, de que el panorama muestra una mejoría, cuando el derramamiento de sangre no ceja en los cuatro puntos cardinales del municipio. Ya ven la noche del martes, primero dieron muerte a un individuo en la colonia Real Campestre y minutos más tarde acabaron con la existencia de otro tipo, en la Pioneros de Cajeme. El occiso quedó sentado junto a una pared por dentro de la vivienda que habitaba antes de que le arrebataran la vida. Con esta letanía de muertes es complicado aceptar que la seguridad pública está mejorando… JUSTAMENTE AYER estuvo en Cajeme la titular de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado (SSPE), María Dolores del Río Sánchez, y aunque se había anunciado igualmente la presencia de la responsable de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), Claudia Indira Contreras Córdova, pero no estuvo presente en la conferencia que ofrecieron a medios de comunicación. Bueno, habría sido que haya estado aquí para cuestionarla el por qué no le tomaron la denuncia a una madre de familia, cuya menor hija de 15 años, fue privada de la libertad el pasado domingo y al día siguiente, el lunes, fue liberada, sana y salva por fuera de una tienda de autoservicio del ejido Cuauhtémoc, Campo 5, Valle del Yaqui, hasta donde acudió por ella luego de que le avisaron que allá se encontraba la adolescente. La mujer acudió el martes a la sede local de la fiscalía estatal y se negaron a tomarle la denuncia, ya que, según alguno de los ministerios públicos, le dijo que ya no tenía caso recibírsela, debido a que la menor ya había sido liberada. La mañana de ayer, la muchachita fue a trabajar a un empaque cercano a la colonia El Tobarito y cuando venía de regreso a su casa a bordo de un vehículo Uber le avisó a su madre que ya venía de regreso, pero, se presume que la interceptaron y la volvieron a privar de la libertad, debido a que desobedeció algunas indicaciones que le hicieron, esto, de acuerdo a un mensaje que vía WhatsApp le hicieron llegar a la angustiada madre a través del teléfono de su hija, después de que ella le marcó al transcurrir mucho tiempo después de que la jovencita le comunicó que ya iba hacia su domicilio. Este asunto debe ser investigado por la fiscal estatal y aplicar enérgicas medidas de apremio contra quienes no cumplieron con su deber, en virtud de que no se puede dejar pasar por alto situaciones tan graves como estas… RESULTA que al terminar la tarde del martes de esta semana, apenas presentó su renuncia el ahora ex comisario de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC), Manuel Ángel Barrios Macario, cuando desde antes de que iniciara la presente administración estatal se separó del cargo y en su lugar dejó a José Antonio Flores Vázquez. Nada más falta que el señor Manolo Barrios, para sus amigos, haya seguido cobrando con cargo al erario. Si fue así, ya ni la amuela, porque nunca desquitó el sueldo ni estando activo… DE NUEVA cuenta, agentes de Tránsito Municipal, reanudaron sus lesivos filtros contra motociclistas y en eso debe tener mucho cuidado el encargado de vialidad urbana, Manuel de Jesús Gutiérrez Arredondo, para no afectar a los que menos tienen y que usan las livianas unidades para trasladarse a sus fuentes de trabajo. Hay que ser sensibles y actuar con mucho criterio, porque de lo contrario se van a echar a la ciudadanía encima, como sucedió cuando estaba al frente de la SSPM el tristemente célebre, capitán de fragata, Cándido Tarango Velázquez, el peor jefe dizque policíaco, que ha existido en esa institución. El tiempo apremia y hoy hasta aquí la dejamos, pero seguimos luego, Dios mediante. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: