Los niveles del Sistema de Presas del Río Yaqui han ido a la baja de manera acelerada, originando una gran incertidumbre para la próxima temporada, ya que las siembras están en riesgo por la falta del vital líquido, el cual hasta el momento presenta un déficit de poco más 1,008.8 millones de metros cúbicos.

Tan complicado está el panorama, que este mes de mayo que acaba de terminar como ha sido costumbre en los últimos tiempos, no superó la media histórica.

Según el reporte de la Comisión Nacional del Agua, la presa Álvaro Obregón “Oviáchic”, tiene actualmente una capacidad del 15.9%, una de las más críticas que se tiene. 

Con estas bajas captaciones se tendrán graves restricciones en la siembra de la temporada 2022-2023, donde prácticamente el maíz y el trigo serán los más afectados, ya que son los cultivos que más consumen agua.

Así mismo los ganaderos se verán afectados, pues los agostaderos aún no se recuperan, por lo que tendrán que invertir más en alimento y agua, por lo que sus costos de producción se verán incrementados.

Cabe señalar que el presidente del Distrito de Riego del Río Yaqui (DRRY), Luis Cruz Carrillo anunció recientemente que se tienen obras proyectadas por 80 millones de pesos para este 2022 y una de sus grandes apuestas será la modernización y relocalización de pozos.

EN SONORA

Así mismo, el sistema de presas en la entidad cuenta con un almacenaje del 18.2 por ciento y lo cual es casi 10 por ciento menos en comparación con el mismo periodo, pero del año 2021.

La dependencia federal, detalló que, al mismo periodo del 2021, el sistema de presas en Sonora contaba con un 27.3 por ciento y el embalse que más agua ha perdido en todo ese tiempo es la presa Lázaro Cárdenas qué pasó en el 2021 de contar con un 59.7 por ciento a tener ahora 15.5 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: