No cabe duda que cuando las obras públicas se realizan con insanos impulsos políticos y no pensando en el verdadero bienestar de la gente, las cosas no salen bien. En México, la idea original de construir otro aeropuerto, fue debido a que el viejo Aeropuerto Intencional de la Ciudad de México, se encuentra supersaturado, al grado que ya casi no hay un pasajero que no haya sufrido algún retraso o cualquier otro contratiempo producto de esa saturación de la terminal aérea. Evidentemente, la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, fue producto de impulsos políticos del presidente, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, para darle rienda suelta al protagonismo para el que se pinta solo, suspendiendo la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) para aparecer como el salvador de tanta corrupción. Afortunadamente, la mentira dura hasta que la verdad llega y siempre los hechos estarán por encima de las palabras. El NAIM sería la puerta al mundo porque sería un aeropuerto competitivo, algo así como el tercero o el cuarto más grande del globo terráqueo, donde en el avance de las obras ya iban invertidos más menos 140 mil millones de pesos. Pero al señor no le importó argumentando corrupción y hasta el momento ninguno de esos corruptos está en el bote, y ni siquiera hay un proceso penal o administrativo en su contra, lo que implica que se cerró en su idea de suspenderlo porque era una obra de priistas. Pero además de los 140 millones de pesos que iban invertidos, estamos pagando o ya pagamos 160 mil millones de pesos en fianzas a empresas con las que había compromisos por escrito, lo que nos lleva a perder alrededor de 300 mil millones de pesos. A eso súmele los 75 mil millones de pesos que costó el Aeropuerto de San Lucía. Pero lo más grave es que con el NAIM que estaba muy cerca de la Ciudad de México, inmediatamente se hubiera terminado con el problema de la sobre saturación del AICM, en cambio, el de Santa Lucía, además de ser un aeropuerto pichurriento, se construyó a dos horas de la CDMX, por lo que ni las compañías aéreas ni los pasajeros acceden a usar sus servicios. Prueba de ello es que a varios meses de inaugurado sigue con la irrisoria cantidad de 10 vuelos diarios, mientras en el AICM siguen los 900 vuelos diarios, atormentando a los capitalinos, junto con los pasajeros. El asunto ya se torna tan grave que hay analistas que ya han mencionado que ese Aeropuerto es totalmente inviable, por la lejanía con la CDMX que provoca el desuso en el que se encuentra y que, por lo tanto, ya demostró que no fue la solución que se buscaba, porque fue producto de un capricho de un presidente terco y necio que lo construyó con impulsos políticos y no pensando en solucionar el problema. Pero eso no es todo, porque se acaba de hacer una publicación donde se refleja que por el abandono en que se encuentra, ya que en los pasillos que debieran estar llenos de gente, pareciera que pegaron los apaches, la operación actualmente cuesta 75 veces más que los ingresos que genera. Y para muestra un botón, nos dice la información que en un mes de operación costó 23 millones de pesos y solo obtuvo ingresos por 308 mil pesos y así han transcurrido los números mes tras mes desde que fue inaugurado, por lo que ya hay quienes lo califican como un rotundo fracaso del presidente AMLO, cuando junto con el Tren Maya y la Refinería dos Bocas, es una de las obras emblemáticas del Gobierno de la 4T. Y ahora falta ver la viabilidad de esas últimas dos obras el día que las pongan en operación. Y antes de terminar le adelantamos, que al menos en la citada refinería no se alcanzará a producir un litro de gasolina durante lo que resta del accidentado sexenio del tabasqueño, que ha cargado enredados en las mentiras a millones de mexicanos que todavía le creen, empezando con una de las mentiras más famosas de López Obrador, como es la rifa del avión con la que le vio la cara a dos que tres, pero que les vale porque las dádivas presidenciales lo convierten en su Dios y puede hacer lo que sea, como el mantener al país tinto en sangre con los más de 120 mil ejecutados, pero ellos le echan la culpa a FELIPE CALDERÓN HINOJOSA y ENRIQUE PEÑA NIETO………….. Muy lamentable la muerte del ingeniero GILBERTO CORNEJO CLARK, exsecretario de desarrollo urbano en varias administraciones municipales y exdelegado estatal del transporte en el sexenio pasado. Ayer nos tocó visitar la funeraria donde son velados sus restos y pudimos constatar que estaba repleta de gente y todo porque el inge, como le decíamos sus amigos, era una persona de buen corazón, que además de ser de trato sencillo, era muy servicial, por eso los familiares, amigos, vecinos y excompañeros de trabajo, acudieron a darle el último a Dios. Para los que no saben hoy miércoles a las ocho de la mañana se le oficiará misa de cuerpo presente en la capilla de Esperanza y de ahí serán trasladados al Panteón El Polvorín de aquella misma población. Descanse en paz un buen hombre, que no debió morir todavía………..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: