Redacción / El Tiempo

HERMOSILLO. La Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC), por medio de su Dirección de Atención a Emergencias y Desastres, recomendó una serie de medidas a autoridades municipales y población en general para evitar y enfrentar posibles afectaciones en esta temporada de lluvias.

Juan González, coordinador estatal de Protección Civil, hizo un llamado a la ciudadanía a seguir las recomendaciones que se estarán emitiendo desde las unidades municipales de protección civil y redes oficiales del Gobierno de Sonora.

Entre las medidas preventivas que se deben tomar en caso de lluvias intensas recomendó lo siguiente:

No intentar cruzar calles inundadas e inclinadas en vehículos, ya que se corre el riesgo de perder el control. Las inundaciones son resultado de lluvias intensas que provocan el incremento del nivel del agua en superficies donde usualmente no lo hay, lo que ocasiona que llegue a zonas bajas, causando, generalmente, daños a la población y a la infraestructura.

Cerca de cañadas o del cauce de ríos es imprescindible tener cuidado con el agua que podría salirse de su curso natural porque puede arrastrar piedras, lodo, árboles, e incluso personas que se atreven a cruzar la zona inundada.

En caso de una inundación, se recomienda mantenerse en zonas altas como camellones y banquetas y alejarse de zonas inundadas.

Nunca intentar cruzar calles inundadas por las que corra el agua, porque su velocidad puede hacer perder el equilibrio a las personas y arrastrarlas. Incluso con calzado antiderrapante, la velocidad y fuerza del agua provoca el arrastre de personas.

En una zona inundada no es posible ver baches ni coladeras destapadas en las que se puede caer, ni evitar objetos en movimiento con potencial de provocar lesiones.

Se aconseja evitar permanecer bajo puentes, ya que son zonas propensas a inundarse. Saber cómo actuar durante una inundación, puede salvar la vida.

En caso de viajar en vehículos, debido a la inestabilidad y fragilidad de ruedas y estructuras, bicicletas y motocicletas cuentan con mayor vulnerabilidad a sufrir arrastre por corrientes de inundación en vialidades. Además, pueden averiarse o atascarse en baches y alcantarillas que no sean visibles por el agua.

Durante la lluvia se reduce la visibilidad y la capacidad de frenado en pavimento mojado. Al conducir, se recomienda extremar precauciones, disminuir la velocidad y encender luces.

Prever tiempos de traslados, evitar movimientos y frenados bruscos. Sujetar el volante con las dos manos, firmemente pero no de forma tensa, mantener la distancia, verificar que las luces funcionen y usarlas. En caso de inundación, encender las intermitentes, prender el aire acondicionado para evitar que se empañen los cristales del auto y se afecte la visibilidad.

Respetar los señalamientos, seguir las indicaciones del personal de Tránsito, prender las luces altas o intermitentes durante el aguacero y verificar que funcionen los limpiaparabrisas.

La Coordinación Estatal de Protección Civil, también emitió recomendaciones a municipios en Sonora, como gestionar, promover y coordinar la limpieza y retiro del material que se encuentra obstruyendo las cunetas, contra-cunetas, alcantarillas, vados y puentes, con el fin de que el agua fluya libremente.

Promover y coordinar campañas de poda y retiro de árboles que en un momento dado puedan caer y obstruir el camino, líneas de energía eléctrica o comunicaciones, procurando colocar las ramas cortadas en el lugar adecuado.

Gestionar, promover y coordinar el mantenimiento preventivo y correctivo de los caminos de terracería para mantenerlos transitables durante la Temporada de Lluvias y Ciclones.

Identificar los ríos y arroyos de respuesta rápida y vincularlos en su Atlas Municipal de Riesgos, así como las rutas de evacuación, en caso de interrupción de las vías terrestres de comunicación.

Difundir y promover entre la población, la elaboración e implementación del Plan Familiar de Protección Civil.

Elaborar un Plan de Acción, (plan de emergencia) en caso de que ocurran estos fenómenos.

Gestionar el mantenimiento de las vías de comunicación consideradas como rutas de evacuación, especialmente en aquellas zonas comunes a incomunicarse por avenidas, desbordamientos de río e inundaciones.

Y de ser posible, colocar letreros de aviso de peligro por crecidas súbitas en los cruces de arroyos y ríos (vados, entre otros).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: