CONTINÚA desencadenada la ola de atracos en el municipio, sin que hasta el momento autoridades logren la captura de alguno de los implicados. Y, lo peor del caso es que los maleantes no se conforman con llevarse el efectivo de las ventas y diversas mercancías, sino que agreden físicamente a indefensas empleadas, como sucedió con la encargada de una tienda de conveniencia que se localiza en la entrada sur de Ciudad Obregón, a quien estrellaron contra el piso tras tomarla del cuello, lo cual resulta muy preocupante. Está de más decirlo, pero quienes ya deben estar trabajando en el tema son los integrantes del Grupo de Investigaciones de la Policía Municipal que dirige el comandante, Israel Martínez Domínguez, pero, sin duda, que van a necesitar el apoyo de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) y de oficiales de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC), porque el problema de los robos a mano armada es mayúsculo. Tan solo, el martes, el hampa se llevó ciento setenta mil pesos en dos robos a mano armada. El primero fue cometido en horas de la mañana en las oficinas de Telégrafos de la Comisaría de Cócorit y al atardecer se consumó el otro por fuera de una agencia cervecera, en calles Sufragio Efectivo y Norte, y, donde el conductor de un camión de reparto fue obligado a entregar cien mil pesos en efectivo que traía producto de las ventas del día. Los atracos en tiendas de conveniencia están al por mayor. Es más, ni los transeúntes se salvan de los depredadores urbanos que, de plano, están peleados con el trabajo. Nadie les puede decir que se pongan a chambear porque de seguro que estallan en cólera, pero tampoco puede ser permisible que se estén perpetrando robos a mano armada con semejante impunidad. El combate debe ser frontal, permanente y sigiloso y de esta forma van a empezar a caer los pillos, aunque a las familias de estos no les parezca conveniente el actuar de los representantes de la ley, porque hay quienes tienen la desfachatez de reprocharle a la policía el por qué los detienen. Luego salen con la trillada frase de que habiendo tantos sicarios en la calle porque no capturan a esa gente. Hasta eso que buscan argumentar su molestia cuando son detenidos sus “querubines”. No faltan calificativos para quienes necesariamente tienen que cumplir con su tarea, al echarles el guante a la runfla de malandrines que pululan a pie, en motocicletas y carros que utilizan para delinquir, así que es momento de que los mandos medios trabajen horas extras hasta sacar de circulación a estos hampones y para ello tendrán que poner en marcha sus mejores conocimientos con el apoyo de la tropa a su cargo… HACE ALGUNAS SEMANAS, observamos a lo lejos al comandante del ahora llamado cuadrante tres, Miguel Roberto Beltrán Cuamea, en un punto de la colonia Primero de Mayo. Mantenía discreta vigilancia para atrapar a un empedernido ladrón que lo traía en jaque, ya que cuando no pegaba en el autoservicio de las calles Jalisco y Obrero Mundial, lo hacía en Paseo Miravalle y Plan de Agua Prieta. El mando policíaco le latía que en cualquier momento iba a volver a pegar y para ello ya había tendido cauteloso cerco de vigilancia en torno a su captura y tal y como se esperaba, el sujeto llegó a una de las tiendas para hacer de las suyas y ahí le cayeron. Aunque trató de poner pies en polvorosa, el individuo cayó al salir del establecimiento de calles Obrero Mundial y Jalisco. Fueron muchos días de espera y tensión, porque hay que reconocer que esa tarea es muy estresante, porque ni los mismos guardianes del orden público saben cómo van a reaccionar los hampones al sentirse copados, pero al final terminan siendo sometidos y finalmente bajo las sombras del presidio, ya que esa es la idea esencial; sacarlos de circulación para que dejen de estar delinquiendo. En ocasiones, la misma ciudadanía se solidariza con los policías y les allegan información que resulta fundamental para atrapar a estos granujas que al verse atorados asumen cobardes actitudes. Bueno fuera que el pueblo bueno y sabio apoyara a las autoridades para empezar a atacar y disminuir el hampa… EN OTROS TEMAS, ante los constantes embates criminales que se ha registrado en calles Coahuila y Cordero, en Villa Bonita, resulta importante que autoridades de los tres órdenes de gobierno analicen la posibilidad que en la parte norte de sector conurbado se instale una base de operaciones de la Guardia Nacional para terminar con los frecuentes ataques armados que siguen cobrando vidas, como sucedió la noche del martes, cuando desconocidos le dieron muerte a un sujeto a quien se le conocía únicamente con el apodo de “El Paletas”. No hay que olvidar que donde termina la Coahuila y comienza denso monte funcionaba un negocio de compraventa de fierro viejo, pero su dueña decidió cerrarlo precisamente por el alto riesgo que ese existe en ese punto de Villa Bonita. No estaría de más que las huestes del general, Luis Rodríguez Bucio, se instalaran en ese sitio o bien la Policía Estatal intensificara su presencia, al menos en los cambios de turno de la Policía Municipal que es cuando ocurren estas agresiones. Ayer, apostábamos que terminaría el martes en blanco, pero que va, minutos después de las 22:00 horas se cometió la ejecución número 43 de junio que, por fin este día termina y habrá que esperar como llega julio… SE DICE que elementos de la secretaria de la Marina que están asignados en la secretaria de Seguridad Pública en cualquier momento podrían dar otro severo golpe a la delincuencia como algunos que ya se han anotado con la captura de buscados generadores de violencia y objetivos criminales, debido a que han estado trabajando con mucho silencio en ciertas colonias y algunas comunidades del Valle del Yaqui. Es el equipo de Semar que apoya al comisario de policía, capitán de navío, Claudio Cruz Hernández, quien se ha encargado de encabezar esas acciones, así que no les extrañe que en cualquier momento buscados capos del narcotráfico sean alcanzados por el brazo de la justicia. Aquí lo importante es que se reduzca el espiral de muertes y se restablezca la tranquilidad, tanto en la ciudad como en la zona rural. Al igual que ayer, hasta el anochecer había transcurrido el día con mucha tranquilidad y eso ya es ganancia, pero se requiere de una paz más sólida y duradera… ESTE MIÉRCOLES, se cumplieron dos semanas del asesinato de la regidora de Bácum, Verónica Montiel Cortez, de 44 años, ocurrida el 15 de junio en las afueras de un gimnasio situado en calle Kino y Calzada Ostimuri, cuando se encontraba acompañada de su hijo al momento que llegaron dos motosicarios y le arrebataron la existencia. Se esperaba una reacción más diligente de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) pero han comenzado a caer las hojas del calendario y nada. Fue candidata a la presidencia municipal de Bácum bajo las siglas del PT. Esperemos que no se convierte en otro caso similar al del ex procurador de justicia y también aspirante a la alcaldía, pero de Cajeme, por el Movimiento Ciudadano, Abel Murrieta Gutiérrez quien en trece días más cumplirá catorce meses que perdió la vida en execrable ataque. Qué lástima que la trilogía investigadora sea muy selectiva, de acuerdo al tenor de los acontecimientos… Luego seguimos, Dios mediante. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: