OTRA VEZ, LA Guardia Nacional se llevó los comentarios de juicio y censura, ante su tibieza, pero sobre todo, la indiferencia, cuando casi frente a su mirada, un hombre fue privado ilegalmente de la libertad y después de la vida sobre la Calzada Rosendo Montiel y resulta por demás cuestionable que trayendo frecuencia del C5i, no se haya enterado que a escasos metros de su cuartel presuntos criminales hicieron y deshicieron, y, a los guardias nacionales les pasó de noche ese oprobioso hecho, cuando el episodio se vivió casi en pleno mediodía. La víctima fue “levantada” en la gasolinera que se localiza dónde comienza la referida Calzada y el bulevar Abelardo L. Rodríguez, frente a la colonia Cajeme. De ahí se lo llevaron hasta las proximidades de la escuela secundaria Técnica número 70 de la colonia San Antonio y a la altura de la calle Pablo González, arrojaron a la víctima al pavimento en medio de la multicitada Calzada y ahí lo abatieron a tiros con una pistola calibre 40 milímetros, según los indicios que se localizaron y que fueron casi media docena. Lo discutible del asunto es que estando el cuartel de la Guardia Nacional a escasos metros no se dieron o de plano no quisieron darse cuenta de ello. Así con esa pasmosa facilidad el crimen sigue sumando víctimas, mientras que hay a quienes solo se le importan las estadísticas para presumir que están dando resultados los operativos y que para ellos los asesinatos se mantienen a la baja, haciendo a un lado el sentido común y la preocupación de que mientras continúen ocurriendo crímenes, no podemos pregonar que los índices van disminuyendo y eso sí, estar listos para decirle a la ciudadanía que vamos avanzando no sabemos a dónde, pero ahí vamos, dejando de lado la sensibilidad y solidaridad humana, Buenos o malos nadie tenemos porque juzgar a los caídos, pero si debemos reflexionar y llegar al punto de inflexión, que a causa de esas agresiones armadas han perdido la vida muchas personas inocentes que estuvieron en el lugar y la hora equivocada. Casos, no son solo dos, ni tres, y eso es precisamente lo que debe inquietarnos a todos y exigir a las autoridades que cumplan con su deber… PRECISAMENTE ayer, mientras hacía una transmisión en vivo para el portal hermano Medios Obson Oficial, sobre el episodio de alto impacto en cuestión, escuchaba muy de cerca el indecible llanto de un jovencito, quizás menor de edad, hijo del hombre que yacía sin vida en medio de la Calzada Montiel. Por supuesto que, así como para los padres no hay hijos malos, para los hijos, tampoco existen padres malos y en ese sentido se tiene que ser respetuoso del dolor ajeno y no tratar de criminalizarlos, como en ocasiones tratan de hacerlo las autoridades para justificar su ineptitud. Ahora bien, quién está detrás de esa marabunta de muertes. Por supuesto que debe haber uno o varios responsables. Los gobiernos se culpan entre ellos, por lo que debe de entenderse y comprenderse que alguien permitió que se desatara la ola de asesinatos ante sus disimulos. Como ya le he dicho, dejaron que creciera el monstruo de violencia y a estas alturas ya resulta complicado recomponer el panorama y no les queda otra más que seguir fingiendo y simulando que hacen algo para contenerla, pero mientras tanto el torbellino de muertes va en aumento, desde cualquier plano que se contemple. Por supuesto que hay quienes todavía continúan buscando culpables, en vez de alentar soluciones, porque lo otro no ayudará en nada… MIENTRAS que el alcalde de Hermosillo, Antonio Astiazarán Gutiérrez, ya tiene listas otras veinte patrullas para fortalecer el parque vehicular de Policía y Tránsito Municipal, en Cajeme, seguimos esperando que el munícipe, Carlos Javier Lamarque Cano, cristalice el proyecto de hacer lo mismo porque hay muchísima necesidad de unidades policíacas para atender los llamados de la comunidad. Se requiere de un buen número para atender primero que nada las demarcaciones del entorno urbano, porque hay comandantes que todavía siguen batallando con patrullas en los talleres y otros buscando refacciones que obviamente compran de su bolsillo. Urge contar con más parque vehicular en sectores densamente poblados y donde existen gran cantidad de negocios y escuelas, como es el caso del cuadrante cuatro que abarca gran cantidad de colonias en el sur de la localidad. Lo mismo sucede con el cuadrante uno y dos. Los encargados de esas demarcaciones tienen que echar mano de su talento para sacar la chamba… EN LA COMISARÍA de la colonia Marte R. Gómez, el comandante, Carlos Iván Ramos Chávez y el encargado de la Policía Rural, Juan Miguel Yoquihui Cuevas, tendrán que hacer recorridos constantes de vigilancia en puntos estratégicos del Valle del Yaqui, luego de manos criminales comenzaron a ocasionar estropicios en instalaciones eléctricas del Distrito de Riego del Río Yaqui. Evidentemente que se trata de presuntos delincuentes que buscan la forma de desestabilizar la aparente tranquilidad que se percibe en la zona agrícola. Lo mismo deben hacer miembros de la tropa castrense y Guardia Nacional, antes de que esos atentados se generalicen… EN OTROS TEMAS, desde Hermosillo llegan informes que el ex subprocurador de justicia, Carlos Castillo Ortega, ha sostenido constantes acercamientos con el Gobierno estatal, lo cual resultaría un logro muy significativo que regresara a la ahora llamada Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), debido a que se trata de un experimentado funcionario en esa materia, de ahí que participado en varios gobiernos prácticamente como responsable de la procuración de justicia, debido a que la maestra Claudia Indira Contreras Córdova, sigue sin encontrarle la cuadratura a esa delicada encomienda, en tanto que la criminalidad se agiganta en San Carlos Nuevo Guaymas, lo cual echaría por tierra importantes proyectos que está impulsando el mandatario sonorense para destino turístico, Alfonso Durazo Moreno, quien debe estar muy preocupado por los acontecimientos que se siguen presentando en uno de los principales centros de atracción turística en la geografía sonorense. También es importante que se le diera oportunidad al delegado Regional de la FGJE en la Zona Noroeste, José Luis Sígala Servín, cuya carrera inicial como policía investigador la comenzó en Cajeme por lo que conoce ampliamente la problemática que aquí se enfrenta y su designación como responsable de la fiscalía estatal en la zona sur sería un enorme acierto. De seguro que con su capacidad y la del comandante local de la AMIC, Ramsés Arce Fierro, sacarían adelante muchos asuntos que siguen en el limbo de la injusticia. De llegar a Cajeme, Sígala Servín no suena descabellado que pueda sumar a su equipo de trabajo al abogado en Derecho, catedrático y exmiembro de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal, Alejandro Valle Jaramillo, a quienes seguramente les tocó trabajar juntos. Eso es lo que precisamente se requiere en este castigado municipio, funcionarios con raíces en estas tierras y que obviamente les duele todo lo que está sucediendo. Espero que se concreten esos anhelos… PARA TERMINAR, la tarde del martes, policías ministeriales con apoyo de personal de la Coordinación Nacional Antisecuestros (Conase) catearon una vivienda en la colonia Nuevo Cajeme y se dijo que se hizo la detención de un presunto pistolero. Esperábamos que ayer se diera a conocer el resultado de esa diligencia, pero no se informó nada en términos oficiales… Luego seguimos, Dios mediante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: