La Fiscalía General de la República (FGR) investiga al expresidente de México Enrique Peña Nieto por obtener más de 26 millones de pesos, un poco más de un millón de dólares, de un esquema transferencias irregulares desde el extranjero. Así lo ha informado este jueves Pablo Gómez, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), que ha seguido el rastro del dinero y ha entregado la información a la Fiscalía. Gómez ha asegurado que el exmandatario recibió los depósitos en una cuenta en España entre 2019 y 2021, después de dejar el poder, a través de un familiar consanguíneo. También ha dicho que Peña Nieto, afincado actualmente en territorio español, está vinculado a dos empresas con irregularidades fiscales.

“Estoy cierto que ante las autoridades competentes se me permitirá aclarar cualquier cuestionamiento sobre mi patrimonio y demostrar la legalidad del mismo”, ha respondido Peña Nieto en una publicación en sus redes sociales. El expresidente ha dicho que confía en la imparcialidad de la FGR y del sistema legal, y que presentará las aclaraciones en los plazos que lo requiera la ley. “Expreso mi confianza en las Instituciones de procuración y administración de justicia”, ha agregado.

“Se detectó un esquema donde un expresidente de la República obtuvo beneficios económicos”, ha señalado Gómez en conferencia de prensa. Siempre de acuerdo con la denuncia de la UIF, el brazo de la Secretaría de Hacienda contra el blanqueo de capitales, el dinero entraba a una cuenta de su familiar en México y después era depositado en otra cuenta a nombre de Peña Nieto. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, su sucesor, ha puesto en la mira tres transferencias. Uno de los depósitos se hizo el 21 de agosto de 2019 por poco más de 16 millones de pesos. El 20 de octubre de 2021 hubo otro por cinco millones de pesos. Nueve días después se realizó una transferencia más por otros cinco millones de pesos.

“Además, dicho familiar aplicó estas operaciones con un hermano del exmandatario al enviarle cheques por la cantidad aproximada de 29 millones de pesos”, ha agregado Gómez, que llegó a la UIF en noviembre pasado en sustitución de Santiago Nieto. El familiar de Peña Nieto, cuyo nombre no se ha revelado, hizo retiros por más de 189,8 millones de pesos y depósitos por más de 47,5 millones de pesos entre 2013 y 2022, un periodo que abarca desde la presidencia del político del Partido Revolucionario Institucional (2012-2018) hasta la actualidad. Más de 36 millones de pesos fueron dispuestos en efectivo. “Los depósitos mencionados resultan relevantes debido a que al tratarse de transacciones en efectivo no se conoce cuál es la fuente”, ha explicado el funcionario. EL PAÍS publicó en mayo pasado que Peña Nieto obtuvo en 2020 un visado dorado en España, una fórmula que facilita los papeles migratorios a los grandes inversores.

“El expresidente tiene vínculos corporativos en dos empresas”, ha declarado Gómez, que omitió las razones sociales de las compañías y solo se refirió a ellas como las empresas A y B. El titular dijo que ambas entidades cuentan con “irregularidades fiscales y financieras”. Peña Nieto y sus familiares son accionistas de la empresa A, que “realiza operaciones por montos elevados”. “Se trata de una empresa familiar, existente desde que este expresidente fuera presidente”, ha apuntado Gómez. De esa firma salieron más de 35 millones de pesos a la cuenta de un familiar del exmandatario, que a su vez regresó en otra transferencia 22 millones, citó el titular de la UIF como ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: