La estrategia era estrechar el cerco sobre Emilio Lozoya para sentarlo a negociar su detención con la Fiscalía General de la República. Para ello, la Fiscalía emprendió un operativo de vigilancia sobre Lozoya y su familia, interviniendo llamadas telefónicas y obteniendo información como mensajes y fotografías de cualquier persona relacionada con el exdirector de Pemex, incluyendo sus empleados.

Sin embargo, una vez acorralado, la FGR dio consejos a Emilio Lozoya Thalmann, quien asumió las negociaciones para defender a su hijo y obtener un buen acuerdo, así lo revelan audios a los que el diario español El País tuvo acceso.

En el artículo “‘Da la impresión de un pacto para engañar al presidente’: así negoció la Fiscalía el caso de Emilio Lozoya”, publicado este miércoles, el diario reconstruye cómo la Fiscalía estrechó su cerco hasta conseguir la detención de Emilio Lozoya en febrero de 2020 y cómo su padre recibe asesoría directamente del subprocurador Juan Ramos sobre el caso contra el exdirector de Pemex y para que tantosu esposa, Gilda Austin y Solis obtenga el beneficio de la prisión domiciliara.

Aunque algunos de los audios ya habían sido revelados, permiten establecer el estrecho contacto que tuvo el padre de Lozoya, quien fue ex secretario de Energía de Carlos Salinas, con la Fiscalía.

“No está claro qué le entregó la familia del exdirector de Pemex al Ministerio Público o al fiscal. El acuerdo, según han relatado fuentes cercanas a la investigación, se gestó a puerta cerrada. Pero los Lozoya recibieron indicaciones por parte de Gertz y su mano derecha, el subprocurador Juan Ramos, para evitar llevar los procesos judiciales desde prisión. Esa asesoría, calificada como un delito por algunos expertos, quedó plasmada en las escuchas, algunas difundidas en junio pasado”, se lee en el artículo del diario español.

Cuando Lozoya fue detenido en España, su familia ya llevaba varios meses hablando con el fiscal, pero el cerco sobre el exdirector de Pemex comenzó a cerrarse en mayo de 2019, cuando la FGR ordenó su aprehensión y la de su hermana, Gilda Lozoya Austin, por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Además, también se libraron órdenes de aprehensión en contra de dos miembros más de la familia de Lozoya: Marielle Eckes, su esposa, y Gilda Austin y Solis, su madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: