Matías Márquez Olalde, el niño de 14 años de edad cuya historia se hizo viral al vender frituras en Morelia para conocer a Sergio ‘Checo’ Pérez, cumplirá su sueño tras reunirse con el padre del piloto de F1, aunque tendrá que cumplir algunas condiciones que le solicitó el piloto mexicano de Red Bull.

Tras darse a conocer su historia por el puesto de frituras que puso afuera de su casa para recaudar dinero, asistir al Gran Premio de México e intentar conocer a Checo Pérez, Matías y su familia se reunieron con Antonio Pérez Garibay, papá del piloto y también diputado federal, quien confirmó que haría las gestiones para cumplir el sueño del niño.

Así, Matías, su hermana Monserrat y su mamá, viajaron a la Ciudad de México para convivir con el papá de Checo, quien le entregó algunos regalos y les transmitió el mensaje de Sergio, quien puso algunas condiciones para acceder a conocerlo.

“Tiene que expandir el negocio, tener un buen promedio en la escuela y estudiar inglés, para poder lograr su sueño de conocer a Checo”, explicó Monserrat, hermana de Matías.

Para poder cumplir con la expansión de su negocio de frituras, Checo y su papá aportarán un monto similar al de sus ganancias, para crear un fondo para los estudios de Matías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: